Cómo afecta a un perro la muerte de un compañero canino

Misión Animal 07/03/2022 Por Luján 365
Un estudio reveló que muestran signos de luto cuando fallece un perro con el que convivían. Buscan mayor atención, comen menos y lloriquean. Cómo ayudarlos a transitar el dolor
232JJYFERVF7DJYNDLFJVECF3E

BANNER LUJAN

La muerte de un perro es devastadora para cualquier dueño, pero si tienes varios cachorros, un nuevo estudio sugiere que la pérdida es igualmente difícil para ellos. Los investigadores han revelado que los perros muestran signos clave de dolor después de la muerte de otro perro en el mismo hogar. Esto incluye un aumento en la búsqueda de atención, comer menos y quejarse, según el equipo de la Universidad de Milán.

Si bien el dolor se ha informado anteriormente en otros animales, incluidos pájaros y elefantes, esta es la primera vez que se confirma en perros. En el estudio, los investigadores se propusieron comprender si los perros muestran cambios emocionales y de comportamiento después de la muerte de un compañero canino.

Reclutaron a 426 dueños de perros en Italia, cuya mascota había muerto mientras también tenían al menos otro perro. Se encuestó a los propietarios sobre sus propios niveles de dolor después de la muerte, el comportamiento de su perro sobreviviente después de la muerte, así como la relación previa entre sus mascotas.

La gran mayoría (86 por ciento) de los propietarios informaron cambios negativos en el comportamiento del perro sobreviviente, con un 32 por ciento que dijo que los cambios duraron de dos a seis meses y un 25 por ciento que duraron incluso más.

En términos de cambios de comportamiento específicos, el 67 por ciento de los propietarios dijo que su perro buscaba más atención, el 57 dijo que su perro jugaba menos y el 46 por ciento dijo que su cachorro se volvió menos activo. Mientras tanto, el 35 por ciento dijo que su perro dormía más y se volvió más temeroso, el 32 por ciento dijo que comía menos y el 30 por ciento informó un aumento en los lloriqueos o ladridos.

Casi todos los perros (93 por ciento) habían vivido con el otro perro durante más de un año, y el 69 por ciento informó que se llevaba bien con su compañero. Sorprendentemente, el tiempo que los dos perros habían vivido juntos no influyó en el comportamiento de los perros supervivientes.

Sin embargo, se descubrió que tener una relación amistosa desempeña un papel clave en el nivel de dolor de los perros, según los investigadores. En declaraciones a MailOnline, la doctora Federica Pirrone, quien dirigió el estudio, dijo: “Los cambios en el comportamiento de algunos perros, como jugar y dormir, se vieron afectados por la calidad de su relación con el fallecido”.

Y añadió: “En particular, una relación amistosa y parental entre los dos perros se asoció con cambios de comportamiento más fuertes, mientras que no se encontró asociación entre las variables de comportamiento y una relación de tolerancia agonista/mutua”.

Si cree que su perro está de duelo, Pirrone sugiere que hay varias cosas que puede hacer para consolarlo. “Es recomendable que permanezcan cerca de su perro, compartan actividades con él y que se sientan protegidos”, aconsejó. “Como mencionamos en nuestro estudio, los cambios en el comportamiento de un perro sobreviviente fueron mayores cuando tenían una relación amistosa o incluso parental con el fallecido. Lo más probable es que esto signifique que el perro sobreviviente ha perdido una figura de apego, que le brindaba seguridad y protección. Por lo tanto, hacer que este perro perciba que todavía está apoyado y protegido puede ser extremadamente útil”, concluyó.

Hasta ahora se había investigado el dolor y el duelo de los dueños por la pérdida de sus animales de compañía. La muerte de un perro no solo es triste, sino que pone la vida de sus dueños patas arriba: cambia su rutina y deja un gran vacío. En estos casos, la solución podría parecer obvia: un nuevo perro. Sin embargo, para muchos propietarios de caninos, esto está muy lejos de ser un remedio.

“Los perros tienen un valor inmenso para nosotros, los humanos, sobre todo como compañeros sociales”, señaló la psicóloga alemana Silke Wechsung. “El vínculo de los animales con sus dueños es muy estrecho, incluso más que el de los niños, que tarde o temprano se independizan”. Una mascota a la que se le ha tomado tanto cariño parece difícilmente reemplazable.

Precisamente por eso es muy importante el proceso de duelo. La psicóloga Andrea Beetz, profesora de pedagogía curativa de una universidad alemana, explicó: “En el caso de la pérdida de un miembro de la familia, la peor fase del duelo se ha superado tras seis meses o un año”.

En este caso no es relevante si se trata del fallecimiento de un perro o de un abuelo. Por muy doloroso que sea el proceso de duelo, este es fundamental para poder hacer frente a una nueva vida tras la pérdida. Bien se podría argumentar que un perro no es un ser humano y que, en general, en las sociedades del siglo XXI hay muchas personas solas y que, por lo tanto, se tiende a humanizar a los animales.

La historiadora Mieke Roscher aseguró que no es así: “El vínculo humano-perro existe desde hace mucho tiempo; sin el perro, el hombre nunca habría abandonado la vida nómada. El perro era utilizado para cazar o arrear el ganado”. Las primeras pinturas rupestres o sepulturas comunes muestran la estrecha relación entre el hombre y el perro, que es cierto que era bastante funcional, pero también muy emocional. Más tarde tuvo lugar, por supuesto, una evolución en la relación.

“Con la entrada de perros y gatos en los hogares de la clase media en el siglo XIX, se desarrolló un vínculo más allá de la utilidad”. Aunque la relación utilitaria también tenía una carga emocional, a partir de esa época la gente comenzó a establecer vínculos puramente emocionales con sus perros. “Eso es algo que una sociedad tiene que poder primero permitirse”, explicó Roscher.

FUENTE: INFOBAE

coinpayu

Te puede interesar