Cómo convertirte en protagonista de tu realidad

Consejos 12/01/2022 Por Fred Kofman (*)
¿Cuántas veces durante la pandemia se te cruzó la frase “esto no es justo”? Como dicen los estoicos, esperar a que la vida sea justa es una receta para el sufrimiento.
image-asset

LujanContinuidad_720x270-01

 La vida es lo que es. Y la única pregunta es qué vas a hacer tú al respecto. Una de las peores decisiones es ponerse en el lugar de la víctima y culpar a factores externos. Antes del COVID-19, cuando alguien llegaba tarde a una reunión responsabilizaba al tráfico; ahora, se justifica con que estaba en otra videollamada. Es una víctima de fuerzas que no dependen de la persona, por lo tanto tiene un permiso para ser inocente.

Pero ¿cuál sería, entonces, la reacción del protagonista? Al contrario de la víctima, diría que es cierto que una gran parte de las cosas en su vida están fuera de su control, pero que no es “responsable de” sino “hábil para responder a”, más allá de lo que pase. No se preocupa por alegar inocencia, ni por culpar a otros, ni al destino, ni a fuerzas fuera de control por los cambios que están sucediendo.

La vida es lo que es. Y la única pregunta es qué vas a hacer tu al respecto.

Como en una partida de ajedrez, si la vida hace un movimiento, tu plan se arruina. La tentación es decir que el movimiento no es válido. Pero tienes que seguir planeando y preguntándote qué vas a hacer ahora. Es un peso tremendo sobre todos los seres humanos, pero ustedes son líderes en una transformación que no solo es necesaria para prosperar, sino para sobrevivir.

Como líderes tienen que dar el ejemplo, pero también tienen que inspirar el compromiso interno de sus colaboradores para actuar de esa manera. Y eso no lo pueden comprar. La gente debe hacerlo porque lo cree y se siente inspirada desde adentro hacia fuera. Allí radica la diferencia entre un manager y un líder. El manager opera desde fuera hacia dentro.

Si lo hace, obtiene una recompensa. Si no, un castigo. El líder, en cambio, trabaja desde dentro hacia fuera, mediante el ejemplo, la autoridad moral, su modelo de trabajo. Se gana lo mejor de la gente y eso es lo que le permite transformar el caos en confianza. No la confianza de que todo va a salir bien, de que no nos van a sorprender, sino la confianza de que tenemos los recursos para aprender y responder a este mundo tan duro que nos toca vivir.

(*) Coach ejecutivo y Fundador del Concious Business Center

Te puede interesar