Un médico se vacunó contra el coronavirus y murió de una rara enfermedad

Mundo 09/01/2021 Por Luján 365
Un obstetra falleció luego de una presunta reacción adversa después de haberse vacunado contra el Covid-19. La mujer dice que su pareja era una persona sana y acusa al laboratorio.
el-obstetra-gregory-michael-murio___sjhtLwzQS_1256x620__1

Según informó Clarín, Gregory Michael, un reconocido médico obstetra de Miami, Estados Unidos, falleció a los 56 años después de una presunta reacción luego de haberse dado la vacuna de Pfizer contra el coronavirus. El profesional fue vacunado el 18 de diciembre y dos semanas después perdió la vida. Según denunció Heidi Neckelmann, la esposa de Michael, su marido era una persona sana y murió ante una inesperada reacción luego de haberse vacunado.

El profesional estaba activo, saludable y no tenía enfermedades preexistentes antes de ser inmunizado. Sin embargo, murió de un derrame cerebral el domingo 3 de enero después de desarrollar repentinamente una rara enfermedad autoinmune que hace que el cuerpo destruya sus propias plaquetas, los pequeños fragmentos que ayudan a que la sangre se coagule.

TE PUEDE INTERESAR

implante-coclearMendoza: Se roban y llevan hasta los audífonos de su bebé hipoacúsico

"En mi opinión, su muerte estuvo 100 por ciento relacionada con la vacuna. No hay otra explicación '', dijo la esposa del médico fallecido al diario británico Daily Mail. "Gozaba de muy buena salud. No fumaba, bebía alcohol de vez en cuando, pero solo socialmente. Hacía ejercicio, teníamos kayaks y era pescador de aguas profundas", describió Neckelmann a su pareja durante 28 años.

"Le hicieron pruebas de todo lo que puedas imaginar, incluso de cáncer, y no había absolutamente nada malo en él", aseguró la esposa del obstetra. El laboratorio Pfizer se comunicó con el diario británico y confirmó que habían sido informados de la muerte de Michael y que están analizando el caso. Sin embargo, un portavoz de la empresa aclaró: "No creemos en este momento que haya una conexión entre la muerte y la vacuna".

”Es un caso clínico muy inusual de trombocitopenia grave, una condición que disminuye la capacidad del cuerpo para coagular la sangre y detener la hemorragia interna”, ahondó.

TE PUEDE INTERESAR

f1456x819-1003695_1174065_5050Turistas vandalizaron un sitio histórico de Mendoza

”Es importante tener en cuenta que, lamentablemente, es probable que los eventos adversos graves, incluidas las muertes que no están relacionadas con la vacuna, ocurran a un ritmo similar al que ocurriría en la población general”, añadió.

Gregory, padre de una niña, no sufrió una reacción inmediata a la inyección, pero tres días después se estaba duchando y notó manchas rojas que indican sangrado debajo de la piel, en los pies y las manos.

Cuando se registró en Mount Sinai Medical Center en Miami Beach, el hospital donde trabaja y recibió la vacuna, los médicos descubrieron que sufría de una aguda falta de plaquetas. "Todos los resultados de la sangre resultaron normales, excepto las plaquetas, que volvieron a cero", dijo Heidi.

Al principio pensaron que debía ser un error. Así que volvieron a hacer la prueba y esta vez hicieron un recuento manual que se supone que es más preciso. Esta vez mostró solo una plaqueta.

TE PUEDE INTERESAR

lasenalfmUna multitud invadió un balneario en Santa Rosa de Calamuchita

"Se sentía al 100 por ciento, era normal, enérgico, feliz. Pero dijeron que no podía irse a casa, que era peligroso, podía sufrir una hemorragia cerebral y morir".  Normalmente, los médicos esperarían un rango de entre 150.000 y 450.000 plaquetas por microlitro de sangre.

Heidi dice que los médicos intentaron frenéticamente revertir lo que diagnosticaron como un trastorno inmunológico agudo conocido como PTI, púrpura trombocitopénica idiopática.

En las personas con PTI, también conocida como trombocitopenia grave, el sistema inmunológico confunde las plaquetas con objetos extraños y le indica al bazo que las destruya. Puede ser agudo o crónico, durar seis meses o más, aparecer por sí solo o junto con otras afecciones autoinmunes, ciertos cánceres o durante el embarazo.

Los niños pueden contraer PTI después de una infección viral como la gripe o las paperas, mientras que en los adultos, los desencadenantes pueden incluir el VIH, la hepatitis o H. pylori, un tipo de bacteria que causa úlceras de estómago. Sin embargo, la esposa de Gregory insiste en que él no tenía ninguna de estas enfermedades.

Una solución para la PTI es extirpar el bazo, pero Heidi dice que no era candidato porque su sangre no pudo coagularse, lo que hace que la operación sea demasiado peligrosa.

Dos semanas después de los síntomas iniciales, el obstetra murió de un derrame cerebral hemorrágico, cuando la sangre de una arteria sangra en el cerebro, antes de que pueda someterse a una cirugía.

El jab de Pfizer fue autorizada el 11 de diciembre para cualquier persona de 16 años o más en Estados Unidos. El sitio web de la FDA advierte sobre posibles efectos secundarios que duran varios días, como dolor en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, dolor en las articulaciones y fiebre.

La vacuna de Pfizer y otra de Moderna son las únicas vacunas autorizadas para su uso en los EE. UU. Y hasta ahora se administraron aproximadamente 4,8 millones de dosis.

FUENTE: CLARÍN

Te puede interesar