La pirotécnica y su impacto negativo en personas con autismo, en los animales y en el ambiente

Argentina 13/12/2022 Por Sabrina Pozzi para Carbono News
El sufrimiento de las personas con TEA, la irritación y el miedo de las mascotas. El problema de fondo: falta de empatía
perros-temen-a-la-pirotecnia

Lujan_NOS_720x270-01

Se vienen las fiestas y, automáticamente, como se sigue viendo en postales, la imagen de los fuegos artificiales y la pirotecnia en general nos llega a la mente. Lo que para muchos es un escenario de disfrute, para otros es una pesadilla.

¿De verdad se puede seguir teniendo estas prácticas si pensamos que un perrito puede estar escondido debajo de una mesa temblando toda la noche o, peor, si sabemos que una familia que tiene un hijo con autismo lo va a padecer durante días? La pirotecnia es un hecho que esclarece lo que hay detrás: una ausencia estatal enorme para cumplir con los derechos de las personas con discapacidad.

La condición del espectro autista, denominado técnicamente como "Trastorno del Espectro Autista" (TEA) es un término que se usa para describir una serie de problemas de índole neurológica que genera trastornos en una determinada cantidad de personas al nacer y que afecta seriamente estos efectos nucleares del ser humano: su capacidad para entender el mundo, es decir, las interacciones sociales; su comportamiento, su forma de ser, y el lenguaje verbal y no verbal.

"Cada persona con autismo es distinta", explica a Carbono.news el doctor Horacio Joffre Galibert, padre de un hombre con autismo y Fundador y Presidente Interinstitucional de la Asociación Argentina de Padres de Autistas (APAdeA).

1544744300334

"Desde las familias hemos dado testimonio del descontrol y desequilibrio que se vive en nuestros hogares durante las fiestas debido al uso excesivo de la pirotecnia. Las crisis suelen ser muy intensas, generan un ambiente tenso y muy complejo de manejar que puede tardar muchos días en recuperarse e incluso puede repercutir en sus avances. Mi hijo Ignacio tiene un autismo muy severo con autoagresión, durante las fiestas de fin de año es un calvario de días y días", dice Joffre.

"Las personas con autismo tienen desarrollado hipersensibilidad auditiva y sonora. La pirotecnia provoca un triple impacto: en las personas, en los animales y en el ambiente por los químicos. Las asociaciones de animales también están con nosotros en defensa de la prohibición de la pirotecnia", explica.

Los tres tipos de ruidos que afectan a las personas con TEA son los ruidos inesperados, los tonos altos y los sonidos múltiples. "La persona con autismo tiene que tener todo previsto, hasta cuando va a salir el sol. Bueno, acá lo destruís si no le avisás nada y le ponés un cohete", enfatiza el especialista. Y continúa: "Hay personas que lo pasan con más gravedad que otras. Algunas familias le ponen tapones a sus hijos ya que se tapan los oídos, gritan, lloran, zapatean, se ponen bajo la mesa, dentro de un placard. Hay que preparar la casa, no tienen que venir los parientes", comunica.

Y agrega: "Necesitamos la sensibilización de toda la sociedad y que reconozcan que lo que puede ser un momento festivo, recreativo o artístico para una parte de la población, aunque sea mayoritaria, es un sufrimiento innecesario para muchas familias".

LEER EL INFORME COMPLETO HACIENDO CLICK AQUÍ

FUENTE: CARBONO NEWS

Te puede interesar