¿Conocías la leyenda de las Termas de Cacheuta?

Luján de Cuyo 18/12/2021 Por Luján 365
Cada vez que el ser humano se encontró ante hechos inexplicables, buscó en la fantasía el origen y desenlace del enigma. En la nota la leyenda
Termas-Cacheuta-scaled-2
La leyenda de las Termas de Cacheuta

LujanContinuidad_720x270-01

La leyenda da cuenta que, en el año 1532, en un chasqui, llegó a las tierras de lo que hoy es “Cacheuta” un poderoso cacique que dominaba las tierras de la actual Mendoza y los valles aledaños. El joven emisario no traía buenas noticias: el gran Atahualpa, el señor inca heredero del Inti, había sido tomado prisionero por los españoles y los pueblos hermanos pedían ayuda.

El Cacique, de nombre Cacheuta, era un guerrero sumamente solidario y no escatimó esfuerzos para organizar la campaña de liberación del señor de todos los quechuas. 

Fue entonces que exigió colaboración a sus súbditos y unos días después ya estaba todo preparado: un grupo de llamas esperaba cargado con petacas de cuero repletas de objetos de oro y plata y los hombres, listos para emprender el viaje de rescate.

El plan era sencillo: con el oro y la plata negociarían la libertad del soberano de los quechuas. Pero el camino, con senderos angostos y peligrosos, no era tan sencillo. Los vericuetos de la montaña, que en un principio resultaron nefastos, sirvieron de reparo ante un posible ataque español. Luego de un par de kilómetros, los soldados de Cacheuta distinguieron a lo lejos un puñado de soldados españoles.

Resguardados tras un recodo, los indígenas se pusieron en guardia y, por las dudas, escondieron rápidamente el tesoro en la grieta de un cerro.

liberacion


El grupo, que de lejos parecía pequeño, pero no lo era tanto, salió al encuentro y en la lucha Cacheuta murió. A pesar de que sus soldados fueron valientes, los del otro bando los superaban en número y en armamentos. 
Los españoles tomaron prisioneros a varios soldados, pero no pudieron sacarles ni una palabra sobre dónde estaba escondido el tesoro en la montaña. A pesar de ello, los españoles buscaron por todo el camino que habían realizado los soldados de Cacheuta y en grieta (que se notaba recién trabajada) hallaron el tesoro y se dispusieron a sustraerlo.

¿Qué pasó en el lugar?

Entonces algo pasó: cuando los soldados españoles comenzaron a sacar el tesoro, chorros de agua hirviendo surgieron de entre las piedras quemándolos. Los soldados españoles murieron en el acto, allí, junto a las codiciadas riquezas.

Cuenta la leyenda que el espíritu indomable de Cacheuta fue el que hizo brotar el agua que terminó con los que no le permitieron cumplir su objetivo.

Para los lugareños, esas aguas son el símbolo de la solidaridad humana, llevan en sí la nobleza de su origen: la hermandad de los pueblos por su libertad. Desde entonces, se brindan generosas a los que acuden buscando alivio para sus males.

Fuente: Leyendas Indígenas de la Argentina - Lautaro Parodi (www.folkloretradiciones.com.ar)

TE PUEDE INTERESAR

bahía2¿Conocías la leyenda del Fantasma del Carrizal?

Te puede interesar