¿Enfermo psiquiátrico o actúa para "zafar" de prisión?

Mendoza 30/10/2021 Por Luján 365
El israelí Gilad Gil Pereg, de 40 años, cobró protagonismo al haber "maullado" durante el inicio del juicio que se le sigue en la provincia de Mendoza por los asesinatos de su madre, Pyrhia Saroussy, (63) y de su tía, Lily Pereg (54). Conocé sus rarezas.
gato-principal-principal_1_crop1635521988801.jpg_1734428432

300x300

El israelí Gilad Gil Pereg (40), más conocido ahora como el "Hombre Gato", sigue generando controversia luego de haber "maullado" el martes último durante el juicio que se le sigue en la provincia de Mendoza por los asesinatos de su madre, Pyrhia Saroussy (63); y su tía, Lily Pereg (54). ¿Padece una enfermedad psiquiátrica o finge para evitar una eventual pena de prisión?

La expresión felina interpretada por el imputado duró cuatro minutos, casi el mismo tiempo que permaneció en la sala de debate antes de ser expulsado.

Según consta en una pericia psicológica, padece de licantropía: trastorno mental en que el enfermo se cree un animal.

Sin embargo, durante la audiencia de este jueves dos psiquiatras, un médico clínico y una psicóloga declararon que el acusado se mostró “consciente de sus actos”, “conectado” y “lúcido” en las entrevistas que mantuvo con ellos, aunque admitieron que sus comportamientos son “extraños”, no obstante lo cual aseguraron no lo escucharon "maullar" como lo hizo en el inicio del debate oral.

"El (por el imputado) sabe muy bien lo que ocurre a su alrededor”, advirtió ante el jurado popular Juan José Vilapriño, quien era director del hospital de salud mental El Sauce, de Mendoza, cuando Gil Pereg fue derivado desde el penal San Felipe.

El acusado, quien permanece internado en ese centro psiquiátrico, es juzgado por los crímenes de su madre, de 63 años; y de su tía, de 54; cuyos cadáveres fueron encontrados, enterrados, el 26 de enero de 2019 en el predio en el que vivía Gil Pereg. Podría ser condenado a prisión perpetua por el doble femicidio.

Por su parte, durante la audiencia de este jueves también declaró una ex novia del acusado, quien reveló una curiosidad: desmintió el supuesto amor del imputado por los animales. Además, en declaraciones a SitioAndino.com.ar, dijo haberse peleado con él por eso.

La mujer, en presencia de las partes y la jueza técnica, Laura Guajardo, manifestó que en 2009, poco tiempo después de que Gil Pereg llegara a Mendoza, inició una relación sentimental con él. "Nos alejamos porque él odiaba a los animales", enfatizó. "Yo tenía perros y gatos, y a él le molestaban. Una vez pateó a un perro en plena calle", ejemplificó.

Otras rarezas
Por su parte, Vilapriño, quien sostuvo que el imputado se mostró "consciente de sus actos" cuando lo entrevistó en el hospital de salud mental El Sauce, de Mendoza, reconoció que desde el penal que había sido derivado le comentaron curiosidades del acusado.

"(Gil Pereg) tenía dificultades para que se hiciera el tratamiento en la penitenciaria. Solicitó no poner inodoro porque lo hacía en la celda y llegó a pedir ocho litros de leche por día”, finalizó.

FUENTE: CRÓNICA

Te puede interesar