Dos argentinos seleccionados entre los mejores estudiantes del mundo

Argentina 10/09/2021 Por Luján 365
Son 50 estudiantes los que fueron elegidos entre 3.500 nominaciones y solicitudes de 94 países de todo el mundo. El Global Student Prize es un premio de 100 mil dólares.
f848x477-1106540_1164343_5050

BANNER 2

El Global Student Prize busca un estudiante excepcional que tenga un impacto real en el aprendizaje, la vida de sus compañeros y en la sociedad en general. Se evalúa a los alumnos en función de sus logros académicos, de su influencia y de los proyectos que desarrollaron. Entre los 50 seleccionados se encuentran dos argentinos: Mario Sánchez (17) y Lisandro Acuña (17), ambos podrán ser los ganadores del premio de 100 mil dólares.

Este año es la primera vez que se lleva a cabo el Global Student Prize que busca premiar a los mejores estudiantes del planeta. Son dos alumnos argentinos los que se posicionaron dentro de los mejores 50. A su vez, se llevará adelante el Global Teacher Prize, en el cual son finalistas dos docentes argentinas fueron seleccionadas entre los mejores 50 maestros del mundo. Por un lado, Gisela Gómez quien trabaja en el Instituto Provincial de Educación Técnica Nº 85 en General Paz, Córdoba; por el otro, Ana María Stelman, que da clases en la primaria N°7 del barrio Hipódromo de La Plata.

La historia de los estudiantes argentinos seleccionados

Mario Sánchez tiene 17 años y es alumno de la escuela de Comercio 5005 Juan XXIII de General Mosconi, Salta. Él forma parte de la comunidad Wichi y su nominación está estrechamente relacionada con ello.

Hoy, le falta un año para terminar la escuela secundaria, pero llegar allí no ha sido fácil. A veces le ha faltado la ropa necesaria para llegar a la escuela con seguridad y, debido a una enfermedad familiar, a menudo ha tenido que dedicar tiempo a cuidar de sus familiares. También ha tenido que soportar la muerte de dos miembros de su familia, una de las peores tragedias imaginables. Sin embargo, nada lo detuvo y siguió adelante con sus objetivos.

Por un lado, busca combatir la deserción escolar en su comunidad, muy pronunciada por la maternidad adolescente. Además, sueña con una escuela secundaria y de oficios destinada exclusivamente para ellos.

Por el otro, está desarrollando una aplicación que traduce del español al wichi y viceversa, la está haciendo por su cuenta y pretende que no dependa de Internet ya que carecen de conectividad. Muchas personas de diferentes grupos étnicos indígenas no saben leer ni escribir, y Mario quiere ayudarlos a desarrollarse y resolver sus propios problemas.  

A pesar de vivir en un entorno rural, Mario quiere ser emprendedor y formar parte del mundo tecnológico urbano. Con el premio del Global Student Prize, mejoraría su hogar e invertiría en un medio de transporte para visitar a los indígenas que necesitan ayuda con la escritura (por ejemplo, para llenar solicitudes oficiales). Con los fondos, también podría comprar herramientas y repuestos para teléfonos celulares, tabletas y computadoras para hacer crecer su negocio emergente. 

Lisandro desarrolló una app para personas con dislexia

Lisandro Acuña es alumno del colegio ORT de Buenos Aires. Comenzó a competir en la Olimpiada Nacional de Matemáticas con solo 8 años.  A los 12 años, representó a Argentina por primera vez a nivel internacional, obteniendo una Medalla de Plata en una importante Olimpiada Latinoamericana de Matemáticas. Su conocimiento en números e informática le permite resolver problemas cotidianos.

Cuando descubrió que un compañero disléxico tenía que hacer los exámenes de manera oral en lugar de por escrito, supo que era un problema que tenía que resolver. Es por ello, que junto con un equipo de tres amigos desarrolló LectO, una aplicación gratuita que edita el texto de tal manera que permite la lectura y la escritura a personas con dislexia.

La aplicación llamó la atención de Microsoft y DISFAM, la ONG iberoamericana más importante para la dislexia, quienes ofrecieron apoyo e invitaron a Lisandro y su equipo a presentar el proyecto en su conferencia bianual en Mallorca, España. Hasta ahora, LectO ha ayudado a 5.000 personas procedentes de Argentina, Uruguay y España.

Si Lisandro gana el premio, ha decidido donar una gran parte de los fondos a los sistemas educativos de los países en desarrollo, con el fin de comprar computadoras, mejorar el acceso a Internet, y proporcionar otras cosas que son básicas. Al mismo tiempo, invertiría parte del dinero en proyectos personales como LectO y Unicope, que cree que tienen el potencial de cambiar el mundo para mejor.

FUENTE: MDZ ON LINE

Te puede interesar