El "Chingolo" jugó su partido más difícil, no le tembló el pulso y lo ganó

Deportes 20/04/2021 Por Daniel Ferrari para SALTO INICIAL
Gustavo Martínez, el ex jugador que supo brillar en Luján, Obras y Talleres, hoy entrenador, hizo un repaso de su extensa trayectoria conectado con la naranja y del complejo trance que tuvo que superar hace unos meses, cuando estuvo internado durante un mes en terapia intensiva.
CHINGOLO-MARTINEZ-I (1)

Obras-720x270

En la casa de los Martínez, el deporte fue un estilo de vida. El padre de Gustavo fue integrante de la subcomisión de básquet por muchos años en el club Unión Juvenil de Luján y su hermana, formó parte del equipo femenino.

Continuando con la tradición familiar, Gustavo comenzó jugando al handball federado, donde fue preseleccionado argentino, y también mostraba sus aptitudes con sus piernas en la 7ma. categoría de fútbol en Luján Sport Club.

Pero a los 15 años y por cuestiones del destino, dejó estas dos disciplinas para introducirse en el mundo del básquet.

«Un día me enojé con el entrenador en el fútbol y no fui más. No estuve de acuerdo cómo se manejaban las cosas, y dejé de jugar al fútbol. Esto me valió que mi viejo no me hablara por cinco años. Por otro lado, yo era un apasionado del handball. Pero, por distintas cuestiones, las cosas comenzaron a ir de mal en peor, hasta su desaparición como disciplina dentro del Polideportivo de Luján, Hipólito Yrigoyen», agrega Martinez.

Pero algo tenía que pasar. «Un día estaba en el Poli y pasó Cebolla Diblasi y me invitó a jugar al básquet. Acepté y de ahí nunca más me separé de este deporte», afirmó.

LEE LA ENTREVISTA COMPLETA HACIENDO CLICK AQUI

FUENTE: SALTO INICIAL

Te puede interesar