Un nene mató una paloma y su mamá le dio una violenta lección

Virales 27/09/2021 Por Luján 365
La anécdota fue compartida en Twitter y se volvió viral. Además de generar debate, la publicación provocó que varias personas compartieran historias similares. También hubo usuarios que respondieron con memes.
twitter_paloma_viral_x2x_1_crop1632679309902.jpg_1734428432

300x300

Cazar pajaritos es una de las costrumbres más arraigadas, ya que fue pasando de generación en generación. No obstante, el avance de la concientización sobre el respeto de las naturaleza y la vida animal hizo que se volviera una escena extraña ver a chicos con gomeras apuntando al cielo o a los arboles.

Y si bien, muchos niños aprendieron por las buenas, también existen los que cambiaron su actitud luego de ser castigados. Entre estos útlimos se puede incluir al joven protagonista de una anécdota que se volvió viral en Twitter.

Eugenia Planel es una joven uruguaya, uriunda de Paysandú, que contó la violenta represalía que tuvo su primo "Tato" tras matar a una paloma.

"Nunca me voy a olvidar el día q mi primo mató una paloma y mi tía le hizo ponerse un casco y que corra mientras ella le tiraba piedras para que vea lo que se siente jajaja pobre tato, nunca más tocó una paloma", escribió @EugePlanel.

El tuit se volvió viral: recibió cientos de comentarios, retuits y ya superó los 110 mil me gusta. Por supuesto, tal repercusión hizo que la historia cruzara el Río de La Plata para llegar a los usuarios argentinos de la red social.

Y si bien la mayoría de las respuestas destacaron la "pedagogía" utilizada por la tía, incuso hubo quienes se sintieron identificados e identificadas con el método, también hubo algunas personas que sostuvieron que el castigo sobrepasó los límites, al afirmar que se trató de un acto de violencia infantil.

Más allá del debate, el tuit también recibió memes y desató una ola personas que compartieron historias similares. Por ejemplo, una usuaria contó que a su hermano y sus amiguitos le hicieron comer guiso de arroz con paloma. El ave había sido cazada por los niños. "Si las cazaban que las coman. Nada de matar por matar", fue su argumento.

Otro contó que a su cuñado lo habían atado toda una tarde al sol. ¿El motivo? El joven no había dejado en la sombra a una yegua.

FUENTE: CRÓNICA

Te puede interesar