Habló la maestra que quiere ir a Gran Hermano: “Las mamás se enojaron porque un papá me compró fotos desnuda”

Argentina 22/07/2022 Por Luján 365
Miguelina Fredes Sarasola vende contenido erótico y fue apuntada por un grupo de padres de una prestigiosa escuela de Campana. Le exigen que renuncie y piden que no vuelva a dar clases
4D74AOVUSZB3VNMUBAGH3FGTRI

BANNER LUJÁN

Miguelina Fredes Sarasola asegura que aún no logra comprender el porqué de tanto revuelo. Sucede que en la localidad bonaerense de Campana, su nombre e imagen se volvieron el centro de atención luego de que un grupo de padres le exigiera la renuncia al constatar que vende contenido erótico en las redes.

La maestra de primaria, nacida en Basavilbaso, provincia de Entre Ríos, se defendió ante una serie de acusaciones esgrimidas por el papá de una de sus alumnas de tercer grado, las cuales fueron reveladas por TN.

Lautaro Ríos fue quien alzó la voz en nombre del grupo de padres para contar que Fredes Sarasola solo dio algunas horas de clases durante el primer día lectivo con un solo objetivo: obtener la titularidad del curso, pedir licencia y no volver más.

El malestar contra la docente se agravó al detectar que en sus redes sociales -mientras permanece de licencia- comercializa una serie de fotos y videos eróticos en una plataforma para adultos.

“Me indigna porque no saben lo que hay detrás. Vengo sufriendo hostigamiento de los papás desde hace años, incluso en otra escuela. Y ahora me atacan por otro lado. Me investigan lo que hago con mi vida privada fuera del ámbito institucional”, declaró la mujer de 28 años a TN.

Precisamente, y en relación a esta cuestión, Ríos había manifestado: “Que haga lo que quiera con su vida privada, pero si trasciende y ella la hace pública pasa a ser incompatible con la docencia. Mi hija de 8 la vio el primer día de clases y luego cuando retornó de la licencia. En total estuvo una semana. Pero en las redes publica todos los días”.

“Me hice cargo de la titularidad y, antes de comenzar la clase, había expuesto cuál era mi situación. Remarqué que sufría ataques de pánico, los cuales padecí durante una suplencia en la escuela anterior. Ese día no estaba bien emocionalmente, pero tenía que hacerme cargo de la titularidad para no perderla”, contó Fredes Sarasola.

Y continuó: “Fui igual, me presenté y luego no me vieron más. Sufría agorafobia, no quería salir de mi casa, estaba mal. Por eso pedí licencia”.

“Las madres se enojaron porque un papá me compró fotos desnuda”
La maestra indicó que tras un breve tratamiento logró recomponerse y volvió a presentarse recién en mayo al frente de su curso en la Escuela Normal N°30 de Campana. “Cuando las mamás me vieron ingresar pidieron una junta con la directora, que para protegerme aplicó el artículo 114 (h) y decidió que volviera a mi casa. Me corrieron del cargo por protección”.

Fredes Sarasola centra su defensa en una sola teoría, de la cual está convencida y por la que sostiene que el grupo de madres no quiere verla dando clases: “Se enojaron porque un papá me compró fotos desnuda. Yo no puedo saber quién es porque no me dice el nombre de quien la compra. Sí supe que después se las pasó a otros padres y se generó un revuelo”.

“Empecé a vender fotos y videos este mes. Lo hice por necesidad. Me frustré cuando perdí los haberes de la suplencia que tenía en el anterior colegio y no llegaba a fin de mes. Cobraba $50 mil por la titularidad y pagaba $45 mil de alquilar”, dijo Fredes Sarasola.

Fue un grupo de amigos el que la incentivó a animarse a publicar esas fotos y esos videos. “Al principio no quería, no me salía vender. Pero bueno, ellos me influenciaron positivamente y tenían razón: en los primeros tres días de publicación gané $70 mil”, expresó la entrerriana, que a los 24 años se recibió como profesora en Educación Primaria.

“Me gusta sacarme fotos, siempre lo hice. Es más, quise publicar en otra conocida plataforma, pero aún no pude validar mi identidad. Me gusta aclarar que el contenido es erótico y no porno, aunque no descarto el día de mañana grabar alguna escena explícita. Tengo esa fantasía”, precisó.

La madre de Lorenzo (11) y Lío (4) reiteró que la filtración de unas fotos que uno de los papás compró fue el detonante de la situación: “Ahí se terminó de pudrir”.

Fuente: TN

coinpayu

Te puede interesar