Macri aseguró que “en el invierno va a faltar gas”

Argentina 12/04/2022 Por Luján 365
El expresidente aseguró que la delicada situación que atraviesa el país “es producto la políticas ideologizadas del gobierno kirchnerista de Alberto Fernández y Cristina Kirchner
DDEHQWPKLBHY3PMOFNJD6MRQIQ

BANNER LUJAN

El expresidente Mauricio Macri publicó hoy un mensaje en sus redes sociales sobre la grave crisis energética que atraviesa el país, producto, según él, de las políticas populistas de los gobiernos kirchneristas, que promueven el consumo y no la inversión. “Falta energía. Falta gasoil. Los camioneros no consiguen el combustible para llevar la cosecha al puerto y tienen que hacer kilómetros de cola. A este ritmo en el invierno va a faltar gas”, asi comenzó su texto el fundador de PRO.

En otro fragmento de su mensaje, Macri sostuvo que “lo que está pasando y lo que pasará es el resultado del populismo en acción. Una forma de poder donde sus protagonistas se presentan como defensores de la gente y terminan siendo sus depredadores” y luego, se refirió a las elecciones de 2023: “¿Vamos a aprender algo esta vez, o nos vamos a olvidar y seguiremos dando vueltas en un espiral descendente año tras año, cada vez más bajo, más hondo, peor?”.

El mensaje completo de Macri

“Falta energía. Falta gasoil. Los camioneros no consiguen el combustible para llevar la cosecha al puerto y tienen que hacer kilómetros de cola. A este ritmo en el invierno va a faltar gas. Si esto pasa, las industrias y las fábricas de todo el país van a tener que reducir o parar su producción y eventualmente deberán adelantar vacaciones o suspender a sus trabajadores. También es posible que falte GNC y afecte al transporte. Los barcos que traen gasoil tienen que quedar en espera porque no tenemos depósitos para almacenarlo, tampoco tenemos trenes ni rutas adecuadas para transportarlo. Esta falta dramática de energía no es un accidente o una situación inesperada, es la consecuencia directa de los cuatro gobiernos kirchneristas.

Con las políticas actuales la condición energética es irreversible. Este proceso angustiante -como si nos faltaran problemas- se desarrolla además dentro de un contexto de inflación de pronóstico gravísimo; mientras el país es conducido por un gobierno de dos cabezas que pelean entre ellas. Estas son noticias muy preocupantes para todos los argentinos, pero son las verdaderas.

La situación resulta conocida para todos. Pero esta vez tenemos la oportunidad de aprender para siempre una lección fundamental: lo que está pasando y lo que pasará es el resultado del populismo en acción. Una forma de poder donde sus protagonistas se presentan como defensores de la gente y terminan siendo sus depredadores, de sus empleos, de sus salarios, de sus ahorros, de la educación de sus hijos, de la justicia, de la seguridad, de la libertad, de la salud, del bienestar y, por supuesto, del futuro. ¿Vamos a aprender algo esta vez, o nos vamos a olvidar y seguiremos dando vueltas en un espiral descendente año tras año, cada vez más bajo, más hondo, peor?

En lo que respecta a energía, la políticas ideologizadas del gobierno kirchnerista de Alberto Fernández y Cristina Kirchner hicieron que se detengan los proyectos de energías renovables. Aunque ya estaba licitado y financiado en 2019, tampoco hicieron el gasoducto de Vaca Muerta que hubiese significado un alivio estructural al problema del gas. El gasoducto cuesta 1.600 millones de dólares, pero cada año sin el nuevo gasoducto cuesta 5.000 millones en gas importado. Si hubiesen hecho el gasoducto en lugar de importar, ahora estaríamos planeando cómo exportar más gas y sus derivados.

El impacto económico de esta situación es inmedible. No veo ninguna mejora posible en el futuro inmediato porque para resolver este colapso hay que empezar desde muy atrás; volver a implementar el gasoducto que habíamos impulsado, multiplicar las fuentes de energías renovables, crear una política energética real y duradera, convocar inversiones internacionales que tengan garantías de sus inversiones, ser institucionalmente confiables y respetar las reglas del mundo para los negocios y el intercambio. Ninguna de estas cosas son rápidas ni fáciles (lo sabemos porque muchas las habíamos empezado a hacer y estábamos avanzando) pero son la única salida que existe. Todos los otros atajos propuestos por el populismo nos llevan a un precipicio. ¿Habremos aprendido esta lección?”

Falta de gasoil

Ante la falta de gasoil que se evidenció con el comienzo de la cosecha gruesa de soja y maíz, YPF anunció hoy que importará 250 millones de litros en las próximas semanas para aumentar la oferta disponible. Además, le “facilitará” combustible a la competencia “para cubrir los faltantes puntuales colaborando en una solución integral del problema de abastecimiento”.

Según explicaron en una de las refinerías, en los últimos días se habló en el sector de “prestarse combustible”, según las limitantes que tenga cada empresa en distintos lugares del país. “No hay transacción comercial de por medio”, indicaron.

“YPF aumenta su oferta de gasoil en el mercado para mejorar la situación de abastecimiento en el país. En la primera semana del mes, entregó casi 8 millones de litros por encima de lo planificado, lo que representa un 27% más que en 2019 y 30% con respecto al año pasado. Además, se compromete a aumentar un 10% su oferta de gasoil en el mes de abril respecto del mismo mes de 2019″, indicó la compañía que preside Pablo González en un comunicado.

“Como forma de complementar este aumento de la producción local, YPF va a sumar 150 millones de litros de gasoil importado antes de fin de mes, y 100 millones de litros durante la primera quincena de mayo. Este enorme esfuerzo de producción e importación está acompañado por el funcionamiento de la cadena logística a su máxima capacidad. Los despachos de combustible en los primeros días del mes son superiores a la media y a los valores históricos”, agregó.

En los últimos días, YPF encabezó varias reuniones con todas las empresas para coordinar una salida consensuada a la falta de gasoil y evitar así la intervención de la Secretaría de Energía, que tiene la potestad de prohibir exportaciones para asegurar el abastecimiento interno.

La principal discusión en la industria es la brecha de precios entre el barril internacional de petróleo, que cuesta US$100, y los precios en surtidor, que reflejan un valor de US$60. Esto, a su vez, generó una mayor brecha de alrededor de 40% entre el mercado minorista (al que acceden los consumidores) y el mayorista, donde compra la industria, el agro, la minería y la aviación. En este canal comercial, el precio equivale al costo de importación.

Las empresas refinadoras que abastecen al canal comercial minorista indicaron que tienen capacidad ociosa y que están dispuestas a correr más petróleo para aumentar la oferta. Si bien nunca se cubrirá el total necesario de gasoil, con producción local se puede sustituir una parte. Esta medida incluye a Raízen (licenciataria de la marca Shell) y a Trafigura (Puma Energy).

En el caso de Axion, la refinadora integrada con Pan American Energy (PAE), aumentó también la refinación de combustible de 78.623 a 91.202 barriles diarios en los últimos días, pero recibirá gasoil extra de YPF para abastecer a sus estaciones de servicio.

Por parte de las productoras de petróleo, ninguna quiere ceder su cuota de exportación, ya que en el exterior les pagan un precio mayor que el valor local. Las refinadoras, por su parte, no quieren importar más de lo necesario porque lo hacen a pérdida. En la Argentina, se importa el 30% del consumo interno de gasoil en la época de alta demanda, como es abril, por el comienzo de la cosecha.

Según datos del sector, mientras que el litro de gasoil se vende en la Ciudad a $104, en el mercado mayorista se comercializa a $124 (en el mejor de los casos). Si se toma de referencia el barril de petróleo a US$100, el litro de gasoil debería costar $137.

Esta semana, por otro parte, la Secretaría de Energía aumentó 11,75% el precio del componente de bioetanol a base de caña de azúcar y de maíz destinado a su mezcla para aumentar la producción de nafta. A pesar del incremento, según fuentes del sector refinador, aún no se termina de completar la oferta necesaria para restituir el corte. Desde inicio de año, hay faltantes significativos que se agudizaron durante el mes de marzo, en donde se registró una entrega prácticamente nula.

Desde 2015, los precios de los combustibles (nafta y gasoil) y del bioetanol muestran un comportamiento estable; sin embargo, el biodiésel generado por los grandes productores creció 240% en dólares, señalan en la industria.

FUENTE: LA NACION

Te puede interesar

NXEP7XVOZNGMFD66WMZQHMLACI“Vamos a convivir con una situación socioeconómica muy difícil”

coinpayu

Te puede interesar