¿Es mejor vaciar el tanque y cargarlo de a poco para ahorrar combustible?

Consejos 26/03/2022 Por Facundo J. García para TN
Te contamos qué hay de cierto en esta vieja creencia fierrera
A4Q5UP2ZHHJE4JTF2HCNEO5N7A

BANNER LUJAN

Vamos a arrancar este capítulo de Mitos Fierreros con la respuesta a la pregunta inicial: no, no es cierto que se ahorra combustible vaciando el depósito y rellenándolo con pocos litros a medida que lo va necesitando.

En tiempos de abruptas subas en el precio de los combustibles, se suelen leer en distintas plataformas consejos para que el auto consuma menos. Y entre ellos aparece la gestión del tanque, un punto clave para la mecánica del vehículo.

Lo cierto es que, contra este mito, siempre es mejor para el auto tener el máximo de combustible y rellenarlo sin esperar a que se quede seco el depósito. Cuanto más vacío está el tanque, más fácil se evapora el combustible y, por lo tanto, se consume antes.

Algunas personas pensarán que cuanto más lleno está el depósito, más pesado está el auto y por ende más combustible necesita el motor. Sin embargo, en vehículos para el transporte diario los gramos de más que se consumen son prácticamente imperceptibles. De eso que se preocupen en la Fórmula 1...

Otro punto a tener en cuenta: en algunos vehículos, cuando se rellenan con poco combustible el contador no se actualiza y se puede encender la luz de la reserva.

Cómo gastar menos combustible

Conducir suavemente. Es el consejo más importante. Cualquier auto y en cualquier condición eleva el consumo de combustible al acelerar y frenar bruscamente. Para evitarlo, es fundamental manejar a velocidades constantes todo lo que se pueda y subir de cambio cuando el motor gire entre 2.000 y 3.000 rpm, excepto en condiciones de sobrepaso (en esa situación, es indispensable el rebaje).

Administrar el uso del aire acondicionado. El consumo de combustible sube hasta un 10 por ciento cuando el aire está prendido sin necesidad. En ciudad, dentro de lo posible, se aconseja apagarlo y circular con la ventanilla baja para ventilar el habitáculo. En ruta, la ecuación cambia: lo que te ahorrás por no prender el aire lo gastás por tener la ventanilla baja, ya que a velocidades elevadas empeora la aerodinámica (el viento entra y hace fuerza en contra) y el motor debe hacer más esfuerzo. Para desempañar los vidrios también es clave su utilización.

Cargar únicamente lo necesario. El auto necesitará más combustible cuanto más peso en equipaje y ocupantes tenga que mover, ya que tendrá que trabajar más el motor. Dos autos iguales, en el mismo camino y en las mismas condiciones, pero con peso desparejo gastarán distinto. Otro punto clave: en lo posible, no llevar objetos en el portaequipajes porque, además de sumar peso, altera la aerodinámica.

Mantener el auto en buen estado. Realizar los servicios programados en tiempo y forma, tener el auto balanceado y alineado, y no circular con piezas mecánicas rotas o desgastadas es fundamental para que el motor no gaste de más, además de generar seguridad.

Ponerle a los neumáticos la presión adecuada. Los especialistas dicen que el 20 por ciento del gasto de combustible es provocado por la resistencia a la rodadura de los neumáticos. Es fundamental inflarlos con las libras que indica el fabricante (en el manual del auto lo dice y, generalmente, también en las puertas) para distintas condiciones, ya que no se requiere la misma presión en ciudad, en ruta o en el off-road.

Fuente: TN

coinpayu

Te puede interesar