Qué pasa en el cerebro de una abuela cuando ve a su nieto

abuelas-kuKE--620x349@abc

300x300

El vínculo entre abuelas y nietos suele ser uno de los más lindos para quienes tienen la posibilidad de tener a sus abuelas durante muchos años de su vida. El sacrificio y el cariño de los adultos mayores para con los hijos de sus hijos es algo muy reconocido, pero pocas veces estudiado. Es por eso que científicos de la Universidad de Emory, en Estados Unidos, realizaron una investigación sobre esto.

Lo que hicieron fue examinar el cerebro de algunas abuelas ?a través de una resonancia magnética? mientras éstas observaban fotos de sus nietos. Lo que pudieron observar es que las abuelas mostraron grandes actividades en regiones del cerebro que se asocian a la "empatía emocional", afirmó James Rilling, principal autor de la investigación.

Esto significa que las abuelas tienden a sentir lo que sus nietos sienten cuando interactúan con ellos, según afirmó el profesor de Antropología. De hecho, cuando el estudio fue comparado con uno anterior que se había hecho sobre padres, se descubrió que por lo general las abuelas tienden a activar más estas zonas del cerebro que los propios padres.


Las abuelas y los nietos, una relación que la ciencia todavía no termina de explicar.

La investigación fue hecha gracias a la ayuda de 50 mujeres que primero respondieron preguntas acerca de la relación que tienen con sus nietos y sobre qué desean para ellos. 

Luego de eso, se las sometió a una prueba para evaluar su actividad cerebral. Mientras se les extendieron imágenes de sus nietos para que las miraran, se les hizo una resonancia magnética funcional (fMRI) en la que se midió la función cerebral al observar las fotos.


Las abuelas podrían sentir lo que sus nietos sienten, de acuerdo al estudio.

No solo les dieron fotos de sus nietos, sino también de sus hijos adultos, de niños desconocidos y de adultos desconocidos.

Cuando las mujeres miraban las fotos de sus hijos, no reaccionaban igual que al ver las de sus nietos. Al tratarse de sus hijos adultos, el área que más se activó en sus cerebros fue una relacionada con la empatia cognitiva. Esto podría significar que están tratando de averiguar qué piensan sus hijos, y no tanto asociándose emocionalmente (como sucedía con los nietos).

Rilling, autor del estudio, dijo que las neurociencias cada vez ofrecen más evidencias sobre "la existencia de un sistema global de cuidados parentales en el cerebro".

FUENTE: MENDOZA POST

Te puede interesar