Bañaba a su bebé y lo dejó para chatear por Whatsapp: cuando volvió se había ahogado

Policiales 24/04/2021 Por Luján 365
No lo vigiló durante cuatro minutos. En ese tiempo ocurrió la tragedia. Había 13 centímetros de agua en la bañera.
renzo-lake-el-bebe-de___6-YQJP4gE_720x0__1

Obras-720x270

Una madre cuyo bebé de cinco meses se deslizó de una silla duchadora en la bañadera y se ahogó en 13 centímetros de agua después de dejarlo solo durante cuatro minutos para hacer una llamada y chatear por WhatsApp, fue encontrada culpable en un caso que conmueve a la opinión pública de Inglaterra.

Simone Perry fue declarada culpable de homicidio por negligencia grave el mes pasado después de que un jurado escuchara que dejó a Renzo Lake en el baño de su casa de Northamptonshire, el 27 de enero de 2019. "Pensé que estaría a salvo y que no le ocurriría nada", dijo la mujer.

Al descubrir que el bebé se había deslizado en la bañera y se había ahogado, el mujer de 27 años llamó a los servicios de emergencia y trató de resucitarlo. Pero omitió lo más grave: su accionar con el teléfono.

Los jueces de Northampton Crown Court escucharon a Perry, quien inicialmente negó haber usado el teléfono en su primer interrogatorio con la policía. Para el juez, eso fue crucial ya que lo tomó como un intento deliberado de engañar a los investigadores.

Este viernes, al dictar la sentencia final, la jueza Adrienne Lucking dijo: "Al descubrir a Renzo, inmediatamente llamó a los servicios de emergencia y trató de resucitar a Renzo. Cuando llegaron los paramédicos, les dijo que había dejado a su bebé durante unos cuatro minutos y que era culpa suya, pero omitió informarles sobre el uso del teléfono. Estoy seguro de que fue porque sabía que se había permitido distraerse de forma evitable", informa el Daily Mail.

Lucking agregó: "Sus mentiras fueron en parte un reflejo del hecho de que aún no ha aceptado que es responsable de la muerte de su bebé. Este es un delito extremadamente grave que resultó en la muerte. Las consecuencias fueron completamente evitables. Por eso a mi juicio, por trágica que sea la situación, estaría incumpliendo mi deber público si no impongo una pena privativa de libertad inmediata".

Antes de la sentencia, el abogado de Perry, David Nathan, le pidió al tribunal que dictara una pena que no incluyera la cárcel. Y argumentó que su clienta tiene problemas psicológicos.

 "Ella es la víctima en este caso porque causó la muerte de su hijo y vivirá con eso encima el resto de su vida", dijo el letrado. Pero no fue suficiente para convencer a los miembros del jurado. Como corolario de la tragedia, la Justicia inglesa determinó que Perry cumpla una condena de 22 meses en la cárcel.

FUENTE: CLARÍN

Te puede interesar