Cacano quedó en libertad tras ser condenado por amenazas

Luján de Cuyo 16/04/2021 Por Luján 365
Había sido denunciado por una mujer a principios de este año. La Justicia descartó que haya sido víctima de abuso sexual y agresiones por parte del empresario.
1610982469628122036146_1800719703419154_4906514288041410388_n

Obras-720x270

Según informó EL SOL ON LINE, casi tres meses pasó en la cárcel el empresario Alejandro Cabanillas, más conocido como Cacano, tras ser denunciado por violencia de género a principios de este año.

El lunes, fue condenado a un año de prisión en suspenso a través de un juicio abreviado en el que admitió las amenazas agravadas hacia una joven con la que había mantenido una relación.

En principio, Cabanillas había sido imputado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, coacciones agravadas, lesiones leves y abuso sexual simple, todo en contexto de violencia de género. Incluso, la jueza Dolores Ramón, del Juzgado Penal Colegiado Nº1, le había dictado la prisión preventiva. 

Pero a través de los avances en la investigación, la versión de los hechos que había plasmado en el expediente la muchacha, de 25 años, se fue cayendo de a poco.

Fueron clave en la pesquisa los resultados de los peritajes psiquiátricos, que arrojaron que la denunciante había demostrado inconsistencias en su relato y también tendía a deformar o exagerar la realidad.

Sin posibilidades de mantener la acusación contra Cacano, la fiscal Mónica Fernández Poblet llegó a un acuerdo con el defensor, Alfredo Paturzo, para que Cabanillas admitiera el delito de amenazas en contexto de violencia de género contra la joven. 

El acuerdo fue avalado por la jueza Ramón, quien también sobreseyó a Cabanillas en los otros delitos por los que había sido imputado.

De esa forma, el ex propietario del legendario Cacano Bar, de Chacras de Coria, recibió su primera condena a sus 56 años. 

El hecho
Fue a mediados de enero cuando un confuso hecho tuvo lugar en el barrio Valle de Chacras, cuando una chica pidió ayuda a una vecina para llamar a la línea de emergencias 911. 

Tras pedirle prestado el celular, aseguró que había sido agredida por Cabanillas, a quien también acusó de mantenerla amenazadas y secuestrada en su domicilio. 

Cuando policías fueron hasta el lugar, la joven se había retirado, pero fue ubicada a los pocos días y radicó la denuncia en correspondiente.

A partir de la presentación judicial, se ordenó la detención de Cacano, quien fue imputado y trasladado a la cárcel. 

En principio, había trascendido que la denunciante trabajaba para un local de Cabanillas y también como empleada doméstica en su casa. 

Sin embargo, luego se estableció que la joven no trabajaba para el empresario actualmente, aunque lo había hecho en la época en que permanecía activo Cacano Bar.

En el último tiempo, la joven volvió a contactarse con su ex empleador y habían iniciado una relación afectiva. 

Pero todo terminó de la peor manera: con una denuncia, acusaciones desestimadas y una condena en contra de Cabanillas.  

FUENTE: EL SOL IN LINE

Te puede interesar