Cómo tener una boda increíble sin invitados

Consejos 20/02/2021 Por Ivy Manners para The New York Times
El coronavirus modificó de raíz la planificación de las Celebraciones. Cuáles son las tendencias en el mundo.
Ideas-para-casamientos

Guia24_720x270px

Como las bodas están cambiando de ser unas fiestas monumentales a celebraciones discretas, las parejas están contentas de que pueden concentrarse menos en complacer a cientos de invitados y más en crear el día perfecto solo para ellos. “Fugarse ya no significa que el evento se realiza el mismo día o semana en que uno tomó la decisión de casarse. Solo quiere decir que tendrá la emoción y el encanto íntimo de las bodas espontáneas pero con la planeación de una gran boda”, explica Aya Kanai, jefa de contenido y alianzas editoriales en Pinterest.

Y, si el espacio y el protocolo lo permiten, muchos novios están haciendo “miniceremonias” con menos de 10 parientes y amigos de su burbuja social. “Las bodas pequeñas son, desde luego, un reflejo de los tiempos en los que vivimos, pero la estética del evento es tan importante como siempre lo ha sido. Han abierto muchas oportunidades para que las parejas sean más creativas”, dijo Kanai.

A continuación, expertos en bodas nos comparten las principales tendencias que harán que tu boda, ya sea que te fugues o hagas una fiesta, sea mágica.

Ubicaciones creativas
Puesto que la ubicación es el ingrediente principal de una boda, podemos esperar muchos cambios en la elección de recintos para las nupcias del 2021. Las parejas están reduciendo su lista de invitados, pero también están siendo muy conscientes al elegir dónde casarse. “Los novios se han vuelto muy creativos y están casándose en ubicaciones inusuales y pintorescas, ellos solos o con un grupo pequeño de amigos y familiares, por ejemplo, en un hermoso atrio escondido, un campo interminable lleno de flores, o incluso bajo una cascada”, señaló Michelle Norwood, fundadora y directora creativa de Michelle Norwood Events, con sede en Nueva Orleans. “Entre más épica e inusual sea la ubicación, mejor”. El objetivo máximo es combinar el impresionante espacio al aire libre con una cena inolvidable, por ejemplo, con un chef privado en un yate navegando por una costa pintoresca, o un picnic elegante en una playa recóndita.

Las parejas también están llevando las bodas caseras al siguiente nivel y no se conforman con la carpa de siempre, algunos construyen desde cero estructuras temporales o ponen carpas transparentes tipo burbujas que se sienten como suites privadas. “Los novios están buscando experiencias chic e inmersivas para su día especial y eso inicia con un recinto único. Quieren un espacio que les permita vivir en el momento”, dijo Yaz Quiles, fundadora y dueña de POP! By Yaz y Pop! Igloos, con sede en Nueva York. “Los recintos inesperados que son más aptos para las celebraciones más pequeñas pueden ser un lienzo en blanco que te ayuda a crear la atmósfera perfecta”.

Un enfoque en el servicio de mesa
Dejar de lado una larga lista de invitados, sin duda, tiene sus ventajas al diseñar una boda de ensueño. Los organizadores, los diseñadores florales e incluso los estilistas observan una tendencia entre las parejas que harán eventos más íntimos: reasignan su presupuesto a flores exuberantes, papelería lujosa y decoraciones ostentosas para las mesas. El cambio a presupuestos más grandes para la decoración hizo que la mesa sea el punto focal del evento.

“Si solo vas a tener una mesa para menos de 10 personas o incluso solo para dos, imaginate cuán única puede quedar. Ya no estás diseñando decenas de mesas, así que puedes concentrarte más en la que tienes”, dijo Kristin Shockley, dueña de Lustre Theory Styling & Design, con sede en Norfolk, Virginia.

“El montaje de las mesas está tomando una nueva dirección con diseños inspirados en bodegones, en los que los entremeses se integran en la decoración, flores sueltas se colocan por todo el tablero para darle un toque más romántico y el pan no se coloca simplemente en una canasta o en un plato, sino que se expone en tablillas de madera individuales junto con frutas y frutos secos. Así los invitados tienen más cosas que admirar en la mesa”. Las parejas también están pensando en cómo pueden expandir sus diseños florales más allá de lo que coloquen sobre la mesa. “La floristería indicada puede transformar un espacio pequeño”, afirmó Shockley. “Estamos viendo cómo juegan con las flores, por ejemplo, las enredan en las patas y respaldos de las sillas, las hacen brotar del suelo alrededor de la mesa y trepar por una pared”.

Un menú bien seleccionado
Al no tener que preocuparse por hacer una lista de invitados, o con solo unos cuantos invitados, las parejas optarán por un menú más lujoso y selectivo para sus nupcias. “Veremos a las parejas apostar a lo grande por experiencias gastronómicas elevadas, como platos múltiples, maridajes de comida y vino, tablas de quesos y bocadillos por persona, y comidas extravagantes como el caviar”, afirmó Alexandra Dettori, chef ejecutiva y fundadora de Alexandra Dettori Catering + Events, con sede en Nueva York.

Seguirán siendo populares los elegantes food trucks con menús creativos para los invitados que desean guardar una sana distancia al aire libre, y también habrá maneras sofisticadas, pero precavidas (considerando el COVID) para presentar los alimentos, como platillos y tablas con bocadillos para cada persona. “En el caso de las parejas que quieren una experiencia gastronómica distinguida y formal, vemos que muchos están llevando la artificiosidad culinaria a un nuevo nivel”, comentó Norwood. “Pensamos que habrá más parejas que piden platos que parezcan obras de arte comestibles, ya servidos y en las mesas para cada invitado por separado”.

Tortas individuales
Las presentaciones elegantes e individuales no serán exclusivas para los platos principales. Las tortas de casamiento también serán de tamaño reducido pero con mayor dramatismo: compactos de un piso, petite de dos pisos y minitortas individuales serán el clímax de la cena.

“Estoy viendo que muchas parejas que están haciendo bodas más pequeñas piden refrigerios más atractivos. Esto hace que su día sea más especial, sobre todo si solo serán dos personas”, comentó Dawn Konofaos, dueña de Alévri & Co., con sede en Baltimore. “Las tortas de un piso se ven interesantes si son altas, mínimo de unos 20 centímetros de altura y 15 de diámetro. Una pequeña de dos pisos sigue siendo un tanto tradicional y las minitortas de porción individual no solo son seguras para el COVID, sino también son lindos y mucho más elaborados que en años anteriores”.

Los novios también serán más creativos con los sabores e incorporarán hierbas y especias que no suelen usarse en estas tortas. “Veo que la albahaca, el tomillo limonero y la salvia están teniendo un momento de protagonismo”, dijo Konofaos. “En cuanto a la estética, veremos más textura y diseños como de pintura”.

Música tranquila
Las bodas pequeñas y sin invitados están dando lugar a comidas o cenas placenteras con mozos que usan la música para complementar el menú y guiar el evento. “Una música ambiental suave, interpretada por un solista o dúo, está reemplazando la música enérgica para bailar que ponía un DJ o una banda grande. Todo se trata de la intencionalidad, la conciencia plena y diseñar una boda que sea fiel a la historia de amor de la pareja”, opinó Keanna O’Quinn, fundadora de Honey+Vinyl, con sede en Nueva York. “La ciencia nos dice que la música influye en la percepción del sabor, así que colaboramos con el servicio de banquetería para que haya música que resalte los sabores del menú, creando una experiencia sensorial e interactiva”.

Puesto que en muchas bodas no se bailará, las parejas podrán estar más atentas a la calidad de la música. “Veo que más parejas se alejan de las tonadas típicas de las bodas y están creando una lista de reproducción con música en vivo, como una ambientación personalizada de música soul de clásicos menos populares, aunque sí conocidos”.

Vestidos de novia minimalistas-maximalistas
Aunque las bodas son más pequeñas, las novias no están escatimando en su vestido. “Estoy viendo sencillez con una mentalidad ‘más es más’, lo cual hemos comenzado a llamar ‘maximalismo minimalista’”, dijo la diseñadora de vestidos de novia Sarah Seven. “Dos de los ‘looks’ principales que las novias están pidiendo son atuendos elegantes de hombros caídos y siluetas limpias con más detalles de diseño, sobre todo mangas exageradas, desde abullonadas a otras drapeadas tipo mariposa, como de suéter”.

“Después de tanto tiempo sin ir a ningún compromiso social para los cuales arreglarse, incluso la novia más relajada querrá algo extra, algo sencillo pero refinado con un punto focal llamativo”, dijo Margo Lafontaine, directora de diseño de Amsale. “Como a las miniceremonias acuden muchos invitados virtuales, detalles como mangas de obispo, un moño dramático y mangas de capa con tul bordado, que sobresalen en la cámara, cobran mayor importancia”.

Por Ivy Manners, ©2021 The New York Times Company.

Te puede interesar