Le dejó una empresa de más de 60 años a su empleada de confianza

Argentina 18/12/2020 Por Luján 365
Un comerciante sorprendió a una mujer que trabaja con él desde hace 40 años en Moreyra Gomas, en Coronel Moldes, en el sur de la provincia de Córdoba. “Gracias a Dios, alguien cuidará el negocio y lo mantendrá como yo”, dijo.
juan_deolinda_moreyra_lv16_1608135666

VFS_BANNER_720x270

Según informó el portal LA VOZ, un comerciante de Coronel Moldes, una ciudad del sur de Córdoba, sorprendió a su empleada de confianza cuando le legó su empresa de neumáticos, Moreyra Gomas, que funciona desde hace más de 60 años.

Según publica LV16, Juan Moreyra –un comerciante de más de 80 años– contó que atraviesa problemas de salud y que había tomado la decisión junto con su esposa, antes de que ella falleciera.

TE PUEDE INTERESAR

2020121620065794767Furor en las redes por el fernet en bolsa que sirve un bar porteño

“Después de 64 años, he cambiado la firma. Esta decisión la habíamos tomado con mi esposa y con Deolinda, quien hace 40 años trabaja acá. Mi salud no me permite estar más frente a la firma, pero todo seguirá igual, la atención continúa como antes, y cada vez mejor”, contó Juan.

Moldes está ubicada 300 kilómetros al sur de la Ciudad de Córdoba y a 75 kilómetros de Río Cuarto.

Deolinda comenzó a trabajar con los Moreyra cuando tenía apenas 12 años y durante todo este tiempo sumó experiencias y aprendizajes.

“Gracias a Dios, que me iluminó a alguien que cuidará el negocio y lo mantendrá como yo”, agregó Moreyra, quien expresó su gratitud con la firma Córdoba Gomas, que en su momento le llenó el negocio de mercadería para poder vender.

TE PUEDE INTERESAR

emma-padece-una-atrofia-muscular-espinalEmma tiene 7 meses y precisa el remedio más caro del mundo

“Extraño mucho a mi esposa, fuimos muy felices. Disfrutamos bien, salíamos a cenar, nos íbamos todos los años de vacaciones, no le pedimos nada a nadie, ni me jubilé, ni nada”, señaló.

Agradecida por la noticia, Deolinda contó cómo fueron sus comienzos y confesó que aprendió todo lo que sabe gracias a Juan y a su esposa.

“Soy de una familia muy humilde, de muchos hermanos. No podíamos estudiar, así que me mandaron a trabajar. Cuando me preguntaron qué sabía hacer, les dije que de todo, pero en realidad no sabía hacer casi nada. Así que todo lo que sé y quien soy se los debo a ellos”, dijo.

Deolinda recordó que pudo tener su cumpleaños de 15 gracias a los Moreyra; y que cuando se casó, su padrino fue Juan; y su esposa, la testigo.

Incluso, sus primeras vacaciones fueron gracias a esta familia, ya que la llevaron como si fuera su hija.

“Me dio la posta, es un gran compromiso y seguiremos con su sistema. La verdad es que estoy agradecida porque pensó en mí, no sé cómo explicarlo, es una emoción fuerte. Yo estuve con ellos todos estos años, y ellos siempre me ayudaron”.

FUENTE: LA VOZ

Te puede interesar