Las personas que aman a los gatos tendrían un coeficiente intelectual más alto

Misión Animal 22 de noviembre de 2019 Por
.
gato-toxoplasmosis-portada-notasdemascotas

Tanto los gatos como los perros son animales bastante tiernos que inspiran en la mayoría de personas ternura y cariño. Sin embargo, a diferencia de los amigos caninos, los gatos tienen algo particular, siendo animales bastante especiales que en la antigüedad veneraban diversas culturas, tal como la egipcia. Si sientes un amor indescriptible hacia los felinos, y desconoces la razón de ello, continúa leyendo este artículo, puede que la respuesta a este cariño termine sorprendiéndote.

Se cree que los amantes de los gatos pueden ser más sensibles emocionalmente e inteligentes
Aparentemente, a través de estudios con unas 600 personas llevados a cabo por un psicoanalista que lleva por nombre ‘Steve McKeown’, se llegó a la conclusión de que aquellas personas que aman los gatos, se caracterizan por ser bastante sensibles emocionalmente. Además, también destacan por tener un nivel elevado de inteligencia. Por su parte, las personas que demostraron mayor afecto por los perros, se caracterizaban por poseer mayores habilidades al momento de socializar.

Por otro lado, también se cree que las personas amantes de los gatos, comparten el sentido de independencia de estos felinos. De acuerdo al estudio realizado, se dice que aquellas personas empáticas con los gatos, demostraron poder mantener sus ideas y opiniones. Demostrando así lo anterior, que pueden ser completamente felices sin necesitar de la aprobación de terceras personas.

A pesar de que el estudio se encuentra aparentemente en proceso todavía, no se puede negar que sus resultados son bastante interesantes.  Bien sea que te gusten los gatos, o  que tu preferencia sea hacia los perros, lo importante es que no te limites a entregar tu amor a las mascotas que comparten diariamente contigo.

Recordemos que los animalitos son seres bastante nobles y sensibles, que nos ofrecen su amor incondicional, sin esperar nada a cambio.

FUENTE: MIL CALORÍAS

Boletín de noticias