Incendian un jardín de infantes tras una denuncia de abuso contra el portero

Policiales 28/12/2022 Por Luján 365
Un jardín de infantes de La Matanza se encuentra en el centro de las miradas luego de que un grupo de padres de los alumnos denunciara abusos en el lugar. Un médico confirmó que uno de los menores tenía lesiones compatibles con una agresión sexual.
f848x477-1339009_1396812_5050

Lujan_NOS_720x270-01

Un grupo de padres de menores que asisten a un jardín de infantes de la localidad bonaerense de Isidro Casanova, partido de La Matanza, prendieron fuego el lugar y denunciaron al portero por casos de abuso sexual. Los progenitores se dieron cuenta del hecho luego de que sus hijos les contaran que "les hacía cosas feas" y, por este motivo, "no querían ir a la escuela".

La protesta de los familiares comenzó este lunes por la tarde en el Jardín 949, ubicado en Albarellos entre Hualfin y La Fuente, y derivó en pintadas, destrozos y en la quema de los juegos plásticos que hay en el patio. Según trascendió, hasta el momento serían al menos unos diez los que habrían sido abusados por el portero de la institución, que permanece prófugo tras las denuncias realizadas por los progenitores de los pequeños.

multimedia.miniatura.a0afecfdee90165b.696d675f6a73696c7665737472655f32303230303232362d3132343130315f695f6d696e6961747572612e706e67Te contamos la historia de Milena Quaglini, la asesina serial de pedófilos y violadores

"Queremos justicia. Ayer a última hora hubo golpes y fuego en el jardín porque muchos de los padres se enteraron ayer y al saber esto las personas que estaban al cuidado de esos nenes, que en muchos casos eran los abuelos, le preguntaban y cada vez iban apareciendo más casos", contó ante las cámaras de TN el padre de uno de los niños que concurre al jardín.

Todo se habría desencadenado luego de que una de las familias constatara con un médico que su hijo presentaba lesiones en la zona anal, y luego, en una reunión de padres y madres, empezaron a aparecer otros posibles casos.


Según información aportada por las familias, los niños llamaban al sujeto "el abuelo" e indicaron que el hombre les daba "chocolates o plata para tocarlos". Es que pese a que el hombre se desempeñaba como portero, también cumplía funciones de auxiliar durante el horario de la merienda.

“Mi hijo no quería venir más al jardín”, explicó Bruno, padre de uno de los niños. El hombre relató que el menor le había contado que "Carlos le hacía cosas muy feas en el baño” y que “lo amenazaba.

FUENTE: MDZ ON LINE

Te puede interesar