Abandonó en un bar a su mamá de 68 años, que está en silla de ruedas: "Ya hice mucho por ella"

Argentina 03/09/2022 Por Luján 365
"Llamé al hijo para que la viniera a buscar, pero me dijo que la sacara y la dejara en la puerta", contó el dueño del bar.
Amarran-a

BANNER LUJAN

El tiempo pasaba y la mujer seguía allí, sola. Su hijo la había llevado al bar "Calabaza", en la esquina de Sarmiento y San Lorenzo en la ciudad de Rosario, pero tras pagar la cuenta se fue, abandonando a su mamá en el lugar.

​Había llegado a las 11 de la mañana y, cerca de las 6 de la tarde, los empleados del bar notaron que algo andaba mal. Las mozas le advirtieron a Enrique, el dueño del local, que la mujer podría necesitar ayuda y se acercaron a hablar con ella.

La señora, cuya identidad no trascendió, le nombró un geriátrico. Enrique llamó al lugar y fue atendido por una enfermera a la que casualmente conocía por ser clienta del bar.

La enfermera llegó y se sentó con la abuela para intentar contenerla y buscar algún lugar para llevarla. Pero, fuera de foco, la mujer no podía aportarle datos claros.

Por su parte, Enrique rastreaba algún número de contacto, hasta que llegó a ubicar al hijo de la señora de 68 años. Lo llamó en dos oportunidades, pero el joven no quiso hacer nada por su madre.

La charla con el hijo: "No voy a hacer nada por ella"
“Llamé al hijo y me dijo que con 35 años ya había hecho demasiado por su madre, que la sacara y la dejara en la puerta del bar porque él no iba a hacer más nada por ella”, relató el dueño del negocio al diario La Capital.

"Las dos veces que hablé me dijo que la dejara en la calle, y le contesté que lo hiciera él, porque yo soy incapaz de abandonar a una señora en la calle y dejarla a la buena de Dios”, recordó el hombre.

“Finalmente el hijo me dijo que no me iba a atender más porque con su madre ya había cerrado la historia y que no iba a hacer más nada”, completó.

Todo esto comenzó a llamar la atención de los clientes del bar, que nada tenían que ver con la historia pero se vieron sorprendidos por los hechos. Algunos se acercaron a la barra y empezaron a colaborar llamando a las distintas reparticiones municipales, provinciales, al Pami, a la policía, al 911, al Sies y a Fiscalía.

La periodista María Laura Favarel informó que finalmente las autoridades se presentaron en el lugar para tratar el caso: "Referentes de la Coordinación General del Gabinete municipal, la Secretaría de Control y Convivencia, y operadores de Desarrollo Humano se acercaron y atendieron la situación de la mujer".

Se hizo el contacto con Pami I y se le dio ingreso allí donde recibiría atención médica. También personal municipal se contactó con el hijo y, al parecer, el hombre no la puede contener dada la situación de salud mental de la señora.

La mujer quedó internada en el policlínico y se estima que sería derivada a un geriátrico.

coinpayu

Te puede interesar