Fuerte desaceleración de las contrataciones de personal en el sector de la salud privada

Economía 07 de mayo de 2019 Por
Pese a que en los últimos años hubo un aumento en el empleo formal cuando el resto de la economía cayó, la tasa de crecimiento cae trimestre a trimestre
476994_landscape

Si bien durante los últimos tres años se observó un aumento en el empleo formal registrado del sector del orden del 6,4% cuando el resto de la economía cayó un 1,1%, la tasa de crecimiento de la salud privada viene decreciendo trimestre a trimestre: mientras que en 2016 fue de 3,9% en promedio, en 2017 fue de 3,4% y en 2018, de 1,8%.

En esos años el sector de la salud privada generó 21 mil puestos de trabajo, mientras que en el resto de la economía esa caída implica la destrucción de 83 mil puestos de trabajo.

El aporte de las instituciones médicas a la economía nacional no sólo responde a la cantidad de puestos de trabajo que genera, sino también al hecho de que es una actividad económica de alto y sostenido crecimiento, con uso intensivo de mano de obra de alta calificación y mucha ingeniería en aparatología e insumos especializados.

Esto hace que el sector de la salud privado sea uno de los motores más importantes de creación de empleo asalariado formal de alta calificación y de demanda interna de productos a la industria nacional.

"Estamos ante una inusual baja de contratación de personal del sector que, históricamente, es la más dinámica en términos de creación de empleos privados registrados de media y alta calificación", afirmaron desde la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (Adecra+Cedim).

De acuerdo a los últimos relevamientos de Adecra+Cedim, los prestadores generaron, en estos últimos años, 21 mil puestos de trabajo mientras que en el resto de la economía se perdieron 83 mil empleos. Se percibió un incremento en el empleo formal registrado de alrededor del 6,4% cuando el resto de la economía cayó un 1,1%.

A pesar de que en los últimos tres años el sector de la salud privada ha sido uno de los pocos sectores impulsores del crecimiento, actuando contracíclicamente, este crecimiento ha ido decreciendo trimestre tras trimestre. Mientras que el crecimiento trimestral promedio en 2016 fue de 3,9%, en 2017 fue de 3,4% y en 2018 fue de 1,8%.

"El aporte de las instituciones médicas a la economía nacional no sólo responde a la cantidad de puestos de trabajo sino también a que resulta una actividad económica de alto y sostenido crecimiento, con uso intensivo de mano de obra altamente calificada y mucha ingeniería en aparatología e insumos especializados", señalaron en el informe.

Asimismo, explicaron que "a pesar de que en los últimos tres años este ha sido uno de los pocos sectores impulsores del crecimiento, esa tasa de crecimiento ha sufrido una evidente disminución".

"La desaceleración que se acentúo a finales de 2018 y se mantiene en los primeros meses de 2019 va en línea con la urgente situación económico-financiera de la salud privada en su conjunto. No revisar normas y políticas públicas redundará en un deterioro de la calidad de atención médica", advirtieron.

Fuente: Iprofesional