Una nave espacial israelí se estrelló cuando intentó alunizar

Ciencia y Tecnología 15 de abril de 2019 Por
.
Fotografia-espectacular-de-la-tierra-como-fondo-captada-por-nave-espacial-israeli

La nave espacial israelí Beresheet, que ingresó este 5 de abril en la órbita de la Luna, no pudo alunizar en la superficie del satélite terrestre.

"Hemos llegado a la Luna, pero no como queríamos", fue la frase que se escuchó en el puesto de control poco después de que la sonda se estrellase.

Israel aspiraba a convertirse en el cuarto país en conseguirlo después de tres potencias como Estados Unidos, Rusia y China. Además, habría sido la primera misión de este tipo impulsada por una empresa privada en lograrlo.

"Hemos fracasado, pero lo hemos intentado", resumió el empresario israelí Morris Kahn, que gastó más de 35 millones de euros en la gesta.

Una de las particularidades de este proyecto espacial se encuentra el tamaño de la nave. Con las dimensiones de un utilitario y 585 kilogramos de peso en el lanzamiento, 160 sin contar el combustible, era el artefacto más pequeño que ha intentado posarse sobre la Luna.

Las circunstancias geopolíticas de Israel también influyeron en el plan. Rodeado de enemigos, no lanza sus cohetes hacia el este para aprovechar el impulso de la rotación de la Tierra. Los lanza en sentido opuesto, hacia el Mediterráneo, perdiendo casi un tercio de su capacidad.

En el caso de Beresheet, la sonda no partió hacia el espacio desde su país de origen. Lo hizo a bordo de un Falcon 9, un cohete creado también por una empresa privada, SpaceX, desde Florida (EE.UU.).

Fuente: Diario Uno