Conmoción: decenas de bebés mueren horas después de haber nacido

Mundo 11 de marzo de 2019 Por
Los recién nacidos murieron entre el jueves y viernes. Realizan análisis para conocer las causas.
f800x450-510190_561636_15

La muerte de 11 recién nacidos en en el transcurso de dos días en un hospital de Túnez, probablemente por una infección, desató conmoción en todo el país, lo que provocó la renuncia del ministro de Salud, Abderraouf Cherfi. Además, la situación provocó una avalancha de quejas sobre la negligencia médica a expensas de los menos acomodados provocados por los recortes impuestos por el Fondo Monetario Internacional, la corrupción y el nepotismo.

Los recién nacidos murieron entre el jueves y viernes en la sala de reanimación del centro de obstetricia y neonatología del hospital de Rabta, un importante complejo hospitalario de la capital tunecina.

La muerte de los bebés, y la conmoción mezclada de indignación creada por las imágenes de los padres que abandonaban el hospital con los pequeños cuerpos dentro de los cartones usados, provocó la renuncia del Ministro Cherif, con el cargo interino confiado a la Ministro de la Juventud y del Deporte, Sonia Ben Cheikh.

Los resultados de los análisis de las muestras realizadas a los recién nacidos muertos para determinar el origen de la infección serían anunciados en las próximas horas. Pero según los hallazgos preliminares dados a conocer por la unidad de crisis del ministerio de Salud, la muerte de los pequeños "se debió probablemente a un shock séptico causado por infecciones en la sangre". Por su parte, la Sociedad Tunecina de Pediatría afirmó que la infección se debía al suministro de "un producto nutricional parenteral" (es decir por vías diferentes de la absorción intestinal) que se usa a menudo en bebés prematuros.

Varios partidos políticos condenaron lo sucedido. En particular el laico Nidaa Tounes, pidió la dimisión del interino gobierno del premier Youssef Chahed.

El diario Essafa tituló "crimen de Estado" y el jefe del reparto de reanimación neonatal del hospital militar tunecino, Mohamed Douagi, afirmó que estas muertes habrían sido predecibles debido a la falta de personal del nosocomio de Rabta, que ayuda a 15.000 niños al año con solo cinco médicos. "Nuestros políticos aceptan la partida del número dos para Arabia Saudita y para complacer al FMI, que impone recortes al presupuesto tunecino, "se regocijan con la partida del asistente", dijo el especialista.

El comité de los parientes de las pequeñas víctimas en cambio apuntó el dedos sobre la corrupción (Túnez está en el puesto 73 de los 180 países que integran la clasificación de Transparencia Internacional) y el reclutamiento de clientes. Dado que en las instalaciones privadas la incubadora es demasiado costosa, es bien sabido que en Rabta son hospitalizados en general los hijos de personas pobres que no pueden pagar el costoso servicio. Las causas de la negligencia pública y la proliferación de clínicas privadas en Túnez son atribuibles a múltiples factores al tiempo que continúan registrando una constante fuga de profesionalismo al extranjero (y la contratación de médicos chinos en el sur).

Fuente: El Intransigente