Dólar a 42, inflación del 4, suspensiones, tarifas y el colapso que nadie quiere ver venir

Argentina 06 de marzo de 2019 Por
Los índices económicos más importantes siguen en rojo. Y lo que viene, nadie lo puede prever.
f800x450-509338_560784_0

Para muchos, hoy sería el verdadero inicio del "año", ese día en que realmente comienza el andamiaje de la vida diaria que es determinada por el rumbo de la economía. Los chicos arrancan las clases -salvo algunas medidas de fuerza-, se terminan definitivamente las vacaciones, nos metemos de lleno en el trabajo.

Dicho esto, todas las noticias que acompañarán este mes en adelante no son las mejores, porque cualquier indicador que uno repase, está en rojo. A saber:

-Luego del feriado por carnaval, el dólar se dispara hacia los 42 pesos. Apenas abrió la jornada se estableció en los 41.60 pero la tendencia puede ir en alza.

-La divisa trepó 70 centavos (o 1,7%) el viernes a $ 40,84, su máximo en cinco meses, en medio de una mayor demanda por cobertura.

-Luego de las suspensiones en Coca Cola, Honda y Peugeot, entre otras grandes empresas, Renault anunció que 1500 operarios fueron suspendidos y paralizó su producción.

-La tasa de Leliq cerró la semana en 50,219% promedio y desde el viernes pasado avanzó 698 puntos básicos.

-El Riesgo País saltó a 747 puntos en los feriados y el mercado local espera una dura semana

-Bajó el consumo de carne y lácteos, entre otros tantos rubros.

-Las tarifas aún deben actualizar su plan de ajuste, sobretodo el gas y la luz.

-Aseguran que la recuperación se limitará al agro y el turismo. El resto, aún no lo percibirá.

-La inflación núcleo se ubicó en 3,7%. Se proyecta 10% para el primer trimestre de 2019. El dato oficial se conocerá el 14 de marzo.

-Las pymes, principales generadoras de empleo, siguen cerrando.

Y aún sin tener en cuenta otras variables, la gente en el día a día vive cada vez más ajustada. Lo más interesante de todo esto es que, como corolario, este año se elige presidente de la nación, y cuando eso se acerca, en Argentina todo puede pasar.

Fuente: El Intransigente