Discutió con sus padres y los apuñaló cuando dormían

Policiales 13 de enero de 2019 Por
El doble homicidio ocurrió durante la noche de ayer sábado en una casa del Bonaerense de Ezeiza.
f800x450-499813_551259_0

Durante la noche del sábado, un joven de 22 años se presentó en una comisaría del partido de Tristán Suárez denunciando que había encontrado a sus padres sin vida. Sin embargo, luego de que las lesiones en las manos fueran evaluadas y de que su relato resultara contradictorio, quedó detenido acusado de "doble homicidio agravado por el vínculo", ya que los habría asesinado a puñaladas mientras dormían.

Según se conoció, el joven, que fue identificado como Edgar Roberto Martínez, se presentó durante la madrugada del sábado en la comisaría 2da. de Tristán Suárez con manchas de sangre en sus manos y en su ropa. Ante los efectivos, el muchacho aseguró que al regresar a su casa observó que dos hombres salían corriendo de la finca y descubrió que a padres muertos.

Sin embargo, luego de que los investigadores detectaran heridas compatibles con el ataque y la defensa en sus manos, su relato comenzó a derrumbarse, ya que, según los voceros, además registraron contradicciones en su versión. De todas maneras, los uniformados se presentaron de inmediato en la casa ubicada en la calle Urquiza al 200, en la localidad bonaerense de Tristán Suárez, donde hallaron a las dos víctimas.

Al arribar al lugar, los uniformados hallaron al padre del joven, identificado como Dionisio Martínez de 56 años, se encontraba en el comedor boca arriba, a metros de la puerta de entrada principal, y presentaba heridas cortantes y sangre en el cuello y en el rostro y sin signos vitales. En tanto, la madre, Silvia Alejandra Gómez de 49, fue hallada en la habitación matrimonial y a un costado de la cama.

Asimismo, se conoció que los investigadores lograron preservar la escena de los crímenes y, tras interrogar a los vecinos, pudieron reconstruir lo momentos previos al homicidio. En ese sentido, pudieron establecer que en la noche no se habían escuchado gritos o pedidos de auxilio, siendo que tampoco observaron movimientos extraños en el inmueble.

Es más, según aseguraron los vecinos el muchacho tenía discusiones a diario con sus padres adoptivos, ya que tenía problemas de adicción a las drogas y andaba con "malas juntas". Incluso confesaron que el padre les había comentado que su hijo había vendido objetos de valor para poder comprar estupefacientes.

Vale destacar que, ante los investigadores, el muchacho fue modificando su versión inicial de que vio a su padre apuñalado y sin vida tirado en la puerta del garage al llegar a su casa y definió arrastrarlo hacia el comedor y luego fue al baño para higienizarse y cambiarse la ropa antes de acudir a la comisaría. Sin embargo, en el domicilio no advirtieron signos de violencia, pero notaron que los pisos habían sido lavados.

En la autopsia se determinó que ambos cadáveres contaban con heridas punzo cortantes a la altura del cuello, que afectaron la arteria carótida, y lesiones en las manos de carácter defensivas. Al tiempo que en el caso del joven se detectaron heridas en los dedos anular y meñique de la mano izquierda, siendo que es diestro. Por lo cual concluyeron que los padres fueron tomados por el cuello con la mano izquierda y heridos con la mano derecha.

El joven quedó detenido y fue imputado por el delito de "doble homicidio agravado por el vínculo", según estableció el fiscal Carlos Hassan de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de Ezeiza, perteneciente al Departamento Judicial Lomas de Zamora, y será indagado en las próximas horas.

Fuente: El Intransigente