El peronismo quiere emular el modelo Durán Barba para desafiar a Cambiemos

Política 07 de marzo de 2018 Por
Arman un instituto, que se llamará Incluir, para formar dirigentes en comunicación y tecnología.
incluir

El manejo del"big data" y las estrategias de Jaime Durán Barba. Entre jefes peronistas, esos dos elementos se invocan repetidamente como las "virtudes" del macrismo y, a la vez, las debilidades del PJ en la disputa pública.

Es una mezcla de excusa y argumento para explicar porque, a pesar de una economía sin repuntes claros y de los derrapes políticos, el PRO surfea las crisis. Y, además, porque el peronismo no logra fortalecerse ante ese raid de problemas.

El PJ bonaerense que preside Gustavo Menéndez prepara, a modo de ensayo, el lanzamiento de un instituto de formación que sirva para entrenar dirigentes en el uso de las herramientas y formatos en los que, entienden, el PRO les sacó varios cuerpos de ventaja.

El espacio se llamará Incluir, será presentado como un think tank para desarrollar la "renovación política" en temas de discurso, comunicación, formatos y tecnología. Más simple: aprender a manejar las herramientas de información que utiliza el macrismo.

Francisco Echárren, intendente de Castelli, será el coordinador del instituto que Menéndez, como jefe del PJ, presentará con un acto a fines de marzo en Malvinas Argentinas, territorio que gobierna el vice del PJ nacional, Leo Nardini, y donde espera reunir a los presidentes de partido de los 135 distritos bonaerenses.

Por primera vez, el PJ bonaerense tendrá un instituto de formación propio, cuenta Echarren y remite a la experiencia nacional del Instituto Gestar que presidía Diego Bossio.

Quizá haya, avisó Menéndez, un anticipo en el Congreso partidario que sesionará el 17 de este mes en Hurlingham donde Fernando Espinoza será designado presidente del cuerpo, aunque Martín Insaurralde opera abiertamente para que eso no ocurra a pesar de la promesa tomada por todos en diciembre pasado.

No hay, en carpeta, un plan para sumar un consultor externo que haga las veces, salvando las distancias, de un Durán Barba para el peronismo de la provincia. Si, en cambio, pretenden que haya formación en comunicación y tecnología, y de definición de mensajes.

Hubo ensayos: Antoni Gutiérrez-Rubi, el catalán que asesoró a Cristina de Kirchner en el manejo de redes en la campaña, se convirtió en tiempos de Espinoza en consultor del PJ bonaerense. Lo mismo hicieron, como es un clásico, varios encuestadores y consultores criollos que suelen dar informes a los dirigentes.

Gutiérrez-Rubí fue clave en el tono "tecnológico" de la campaña a senadora de Cristina. Dato: según su informe de gastos proselitistas, Unidad Ciudadana destinó casi 3,5 millones de pesos a la difusión de posteos en Facebook y Google. La ex presidente tomó, por entonces, el formato de actos 360 que estrenó el macrismo.

"Tratar de que ante temas centrales, todos los dirigentes del peronismo de la provincia tengamos un mismo planteo", explican desde el PJ con una aspiración que no parece nada sencilla para un partido bien diverso. Como parte del esquema también proyectan una Escuela de Gobierno de la que participará la UMET.

Menéndez tiene mandato hasta diciembre próximo porque acordó con Fernando Grey turnarse en la jefatura del PJ. El alcalde de Esteban Echeverría apura, mientras tanto, su propia agenda: se puso al frente de un grupo de intendentes para armar una mesa agropecuaria con la que recuperar el diálogo con los sectores del campo.

La semana pasada, a diez años de la resolución 125 que desató una disputa entre el gobierno de Cristina Kirchner y las entidades rurales, esa mesa del PJ bonaerense se reunió con una organización ligada a la producción.