Aborto: en busca de una solución superadora

Opinión y Pensamientos 07 de marzo de 2018 Por
Los argentinos coinciden, al igual que el presidente Macri , en que es oportuno debatir sobre la despenalización y la legalización del aborto
abortoofinal

Las posiciones en favor y en contra de avanzar hacia el derecho de la mujer a abortar no sólo han dividido en forma transversal a casi todas las fuerzas políticas, sino que también están provocando una nueva grieta en la sociedad.

Cómo hacer para que la discusión parlamentaria se cierre sin heridas para unos u otros, sin vencedores ni vencidos, y con una solución superadora a la simple opción entre aborto sí o aborto no, es el desafío que tienen por delante los legisladores nacionales.

Aunque las primeras encuestas conocidas dan cuenta de que más de la mitad de la población estaría a favor de la legalización del aborto , existe coincidencia en fuentes políticas en que, al estar frente a una cuestión de conciencia, difícilmente cada diputado y cada senador votará en función de lo que mayoritariamente opine la ciudadanía.

Cálculos informales señalan hoy que en el Senado de la Nación habría una clara mayoría en contra de innovar en esta controvertida materia. En la Cámara de Diputados, en cambio, una votación resultaría más reñida y la posición favorable a la despenalización del aborto podría triunfar.

Importantes referentes de la coalición gobernante Cambiemos, como el propio presidente de la Nación, la vicepresidenta Gabriela Michetti , el senador Federico Pinedo , la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gabinete, Marcos Peña , se han pronunciado personalmente en contra del aborto, aunque todos coincidieron en la necesidad de dar el debate. Pero no pocos diputados del Pro y del radicalismo se han pronunciado a favor de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, en tanto que Elisa Carrió , fiel a su postura antiabortista, directamente se declaró en contra de discutir la cuestión.

Un dato llamativo es que, en una entrevista concedida a un medio periodístico mexicano en julio de 2016, Mauricio Macri había sido concluyente sobre el tema: "Conmigo, despenalización del aborto, ni pensarlo". Un año y medio después, fue persuadido de avanzar en la discusión.

La vicepresidenta Michetti, en cambio, siempre fue partidaria de debatir la cuestión, aunque su posición fue también siempre la misma. Sustentada en su vocación humanista, señala que "no tenemos por qué elegir entre una vida y otra", al oponerse a la despenalización del aborto. Pero al mismo tiempo sostiene que el Estado "debe trabajar en la prevención de embarazos no deseados y en que haya más facilidades para la adopción".

Una solución superadora al dilema que plantea el debate sobre el aborto podría tal vez encontrarse en la respuesta a una pregunta formulada en la reciente encuesta llevada a cabo por la consultora D'Alessio Irol-Berensztein, a fines de febrero entre 1005 personas, y que formó parte de su habitual monitor de humor social y político.

Frente a la pregunta sobre si estaría de acuerdo con que, en lugar de abortar, la mujer reciba un subsidio del Estado y atención médica hasta el parto, y acepte que en el nacimiento se encuentren ya los padres adoptivos, el 60% de los consultados se manifestó a favor y el 33% en contra. Entre los votantes de Cambiemos, el 69% se declaró de acuerdo con esta alternativa y el 25% en contra, mientras que entre quienes votaron al kirchnerismo, el 49% se mostró de acuerdo y el 42% en desacuerdo.

Quienes se manifiestan en contra de esta posibilidad, que evitaría los prolongados procesos para la adopción, como el doctor en medicina Mario Sebastiani, señalan que esa clase de remedios concebirían a la mujer "como una mera incubadora para satisfacer a futuros padres adoptivos y para defensa de la vida del embrión o feto", al tiempo que "los riesgos los sobrellevaría la mujer y los beneficios se los llevarían otros". En opinión de este médico, el número de parejas que buscan adoptar sería siempre menor al de mujeres que desearían abortar.

En la vereda de quienes defienden la vida de la persona por nacer, se señala que jamás se puede sugerir como solución la muerte de esa persona, aun cuando no sea adoptable.

En síntesis, la fuerte militancia de los sectores que justifican la interrupción voluntaria del embarazo en virtud del presunto derecho de la mujer a disponer de su cuerpo choca con la postura de quienes consideran que la vida humana comienza desde el momento de la concepción y que el aborto no es un derecho humano como sí lo es el derecho a la vida.

El debate requerirá la búsqueda de una salida superadora, que a juicio de representantes del oficialismo que impulsan la discusión pero no el aborto, podría pasar por mejores políticas de educación sexual y salud reproductiva para prevenir embarazos no deseados; ayuda económica, médica y psicológica para las mujeres embarazadas que no quieren tener a su hijo, y una facilitación de los procesos de adopción.