Argentina, el dólar y la gente

Opinión 01/10/2018 Por LUJAN365
.
dolar

BANNER LUJAN

Hoy es un día muy importante ya que el mercado actuará conforme sienta seguridad o no en las autoridades. Hoy sabremos si se logró "el shock de confianza". Es de esperar que, para bien de todos, la respuesta sea de apoyo a las medidas y credibilidad en el gobierno.

El gradualismo es peor que el shock porque al gradualista, cuando fracasa, se le pierde la confianza, y si insiste en su gradualismo, más confianza se pierde. Cada pérdida de confianza exige un shock mayor, el gran riesgo está en perder el control…

Esta semana será clave, las expectativas no son buenas: suben las naftas, sube el gas, sube la luz, cierran negocios y empresas, más desocupación, más pobres, intereses más caros, sin crédito, sin trabajo, etc.

Ante un panorama recesivo, sin crecimiento, sin ahorro ni producción, el mercado va a responder. De acuerdo a la proyección del Banco Central, el dólar sobre fin de año tocará el valor de $50, teniendo en cuenta que ya anticipó una depreciación del peso en razón del 3% mensual.

La crisis ha pegado con más fuerza en la clase media, pero con la quita de los diferenciales en gas y luz, los más pobres no podrán pagar estos servicios.

Hay más mujeres sin empleo que hombres, han sido las primeras en perder el trabajo. A pesar de que los salarios en dólares, como las jubilaciones y pensiones rondan, en su base, los u$s 200 o u$s 300 al mes, todavía hay quienes nos hablan del costo laboral y de que nuestros jubilados son los culpables del déficit y de tener que recurrir al FMI por culpa de ellos.

Ahora nos arreglan con un plato de arroz.
Todo esto genera violencia, y si no opera el shock de confianza, y se tranquiliza la sociedad, atravesaremos momentos difíciles. Esta violencia afecta a toda la sociedad y mayormente a los más vulnerables, ancianos, discapacitados, niños y mujeres. Todos están protegidos por tratados internacionales que Argentina incorporó a la Constitución Nacional, lo que parece muchos desconocen.

Cuando nos hablan de planes económicos, de reformas a realizar, sería conveniente que se asesoren con constitucionalistas. Ya no tenemos la Constitución de Alberdi, a esa Constitución del 53 se le agregó el artículo 14 bis y luego con la reforma del 94 se incorporaron los Tratados y Convenciones Internacionales.
Esto obliga a repensar otros modelos para salir adelante, y olvidarse de aplicar viejas recetas, salvo que violemos la Constitución Nacional.

coinpayu

Te puede interesar