Lo que se sabe de Bennu, el asteroide que podría chocar con la Tierra

Mundo 10 de octubre de 2020 Por Luján 365
La nave OSIRIS-REx viene recopilando información desde finales de 2018. Este 20 de octubre colectará material que luego será analizado en la Tierra.
el-asteroide-bennu-tiene-500-metros-de-diametro-670364

MMVT_720x270

Seis nuevos estudios publicados en las revistas Science y Science Advances presentan los hallazgos de la nave OSIRIS-REx en su misión orbital al asteroide Bennu. Aún pendiente, el objetivo principal de la misión de la NASA es recoger este 20 de octubre una muestra de la superficie de Bennu, una "pila de escombros" de material rico en carbono expulsado de un asteroide padre, que llegará a la Tierra recién en 2023 y será analizada.

Desde su aproximación a Bennu a finales de 2018, OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification and Security - Regolith Explorer) realizó estudios orbitales detallados y reconocimiento de la superficie de Bennu. La sonda recogió datos sobre la composición y estructura del asteroide, y también identificó los lugares adecuados para la recolección de muestras, prevista para el próximo 20 de octubre.

Los resultados presentados en esos estudios proporcionan información sobre la historia y el contexto de Bennu en relación con las muestras devueltas a la Tierra, previstas para 2023.

En el primero de tres estudios en Science, la investigadora Daniella DellaGiustina y sus colegas de la Universidad de Arizona presentan imágenes multiespectrales que mapean el color óptico y la reflectancia de la superficie de Bennu. Al comparar las diferencias de color y albedo entre las rocas y los cráteres, infirieron cómo la superficie de Bennu experimentó una evolución compleja debido a los procesos de meteorización espacial. 

En un segundo estudio, Amy Simon y sus colegas del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA usan espectroscopía infrarroja para mostrar que los materiales que contienen carbono, como moléculas orgánicas y/o minerales de carbonato, están muy extendidos en la mayor parte de la superficie de Bennu y particularmente concentrados en rocas individuales.

En el tercer estudio de 'Science', Hannah Kaplan y sus colegas del Southwest Research Institute presentan imágenes y espectros de alta resolución del sitio de muestra principal de 'OSIRIS-REx', un cráter apodado Nightingale. Identifican venas brillantes en algunas de las rocas del área, con distintas absorciones de infrarrojos, lo que sugiere que son minerales de carbonato. Las venas se habrían formado por reacciones con el agua que fluye en el asteroide padre de Bennu, durante el Sistema Solar temprano.

En el estudio de 'Science Advances', Michael Daly y sus colegas de la Universidad de York en Canadá, observaron a Bennu usando el altímetro láser (OLA) de 'OSIRIS-REx'. Usaron los datos de OLA para producir un modelo 3D de Bennu con una resolución de 20 cm y medir la estructura rocosa del asteroide. En su caso encontraron que el hemisferio sur de Bennu es más redondo y suave, mientras que su hemisferio norte tiene pendientes más altas y una forma más irregular. El segundo estudio publicado en 'Science Advances' exploraron las características físicas de los cantos rodados que forman la estructura de la pila de escombros del asteroide.

Ben Rozitis y sus colegas de The Open University, en Reino Unido, utilizaron datos infrarrojos térmicos para determinar la rugosidad de la superficie y la inercia térmica de las rocas de Bennu. Hallaron que el asteroide probablemente consta de dos tipos diferentes de rocas con composiciones minerales similares pero diferentes colores y albedos, que también pueden tener propiedades estructurales distintas.

En el último estudio de 'Science Advances', Daniel Scheeres y sus colegas de la Universidad de Colorado rastrearon el movimiento de la nave espacial OSIRIS-REx en el débil campo gravitacional de Bennu y las órbitas de partículas del tamaño de un canto rodado expulsadas de la superficie de Bennu. Modelar esos movimientos les permitió a los autores determinar la distribución del campo gravitacional del asteroide. Los hallazgos sugieren que la densidad de la pila de escombros está distribuida de manera desigual, con regiones de menor densidad en el ecuador y el centro.

Scheeres y sus colegas concluyen que la característica forma de trompo de Bennu resultó de una velocidad de giro rápida en su pasado o de una interrupción previa de su superficie y las órbitas de partículas expulsadas de su superficie.

FUENTE: PÁGINA 12

Recibir noticias de LUJAN365 por email